Tener un huerto en casa puede darte muchos beneficios: te otorga productos alimenticios sin necesidad de comprarlos, te alienta a comer de forma saludable, y te da una excelente forma de recreación.

Aquí te mostramos los elementos básicos que necesitas para realizar un huerto en tu hogar:

Macetas

Pueden ser de bidones vacíos, baldes grandes, bolsas recicladas, cajones o macetas compradas. La idea es hacerles orificios en la parte inferior, para que parte del agua se drene por debajo. Mientras más amplio sea el recipiente, mejor.

Macetas de bidones

Recuerda que el espacio requerido es distinto según la planta. Algunas requieren ser trasladadas a lugares mucho más amplios, como tu jardín.

Pero hay otras que puedes plantar en recipientes al no ser tan grandes, como: lechuga, espinaca, zanahoria, rábanos, acelgas, ajo, etc. 

Hay otras puedes plantar en un recipiente grande (al menos de 16 litros) como un gran balde, por ejemplo los tomates, pimientos, berenjenas, judías, etc.

Sustrato

Sustrato para huerto

El sustrato es lo que algunos también podrían confundir con la “tierra”. Pero la tierra es la que está de forma natural en nuestro planeta. Mientras que el sustrato es una mezcla intencionada de tierra junto con otros elementos que otorgarán un desarrollo óptimo a la semilla.

Puedes hacer sustrato por ti misma mezclando tierra de hoja con turba y un compost hecho por ti; o bien, comprarla en alguna tienda.

Semillas

Lo mejor es comprar semillas de calidad en alguna tienda, y ver cuál es la más adecuada según el espacio disponible, las condiciones de ambiente y la estación del año.

Revisa esta tabla de siembra según las estaciones de Chile de la Fundación Mi Parque:

Tabla de siembra en Chile

Herramientas de jardín

Si vas a hacer un huerto en macetas, una herramienta útil es el almocafre. Si vas a ocupar tu jardín para hacer el huerto, son necesarias herramientas más grandes como la pala, el rastrillo, la azada, y una carretilla. 

Algunos elementos indispensables para ambos tipos de siembra son tijeras para podar, regadera para echar agua, guantes de jardín, pulverizador para proteger de plagas a las plantas, insecticida y una criba si vas a hacer tu propio compost. 

Agua y luz solar

Luego de que ya hayas sembrado, lo más importante es tener un lugar adecuado en la casa en la que a tu planta le llegue el sol. Asimismo, no la olvides regar a diario y estar atenta ante cualquier plaga.