Desde el pasado 28 de mayo que Juanita Ringeling y Matías Assler se convirtieron en padres de Aurelio y desde entonces que la pareja ha celebrado lo hermoso que ha sido este nuevo camino. En una de las publicaciones que hizo la actriz en Instagram, se refirió al parto protegido, iniciativa que busca generar consciencia y frenar la violencia obstétrica. 

En conversación con Las Últimas Noticias, Juanita entregó detalles sobre cómo ha vivido el proceso durante estas primeras semanas y, aseguró que para vivir esto, consideró las experiencias que tuvo junto a sus padres, tíos y familia.

“Todos te dicen que tienes que tienes que dormir mucho porque estarás muy cansada. Es real, pero pese a que uno piensa que no puede más, siempre se puede. Hay mucha fuerza en la maternidad", afirmó la actriz.

Según cuenta Juanita, “un hijo es un trabajo a tiempo completo, quiero dedicarle a Aurelio todo el tiempo que merece“. Por lo que no está en sus planes volver a trabajar por tiempo completo. 

Parto progetido 

Cuanto la actriz se enteró que estaba embarazada, comenzó una exhaustiva investigación dada las altas tasas de cesáreas en Chile. "La OMS habla de un sistema de salud saludable cuando existen alrededor de 15% de cesáreas y en Chile se bordea cerca del 50% (...) Esto revela que hay un desbalance". Aseguró.

“Me di cuenta que existía un movimiento muy fuerte denunciando la violencia obstétrica y muchas mujeres abogando por los partos respetados”, sostuvo Ringeling.

Tuve mi parto en una clínica, no en la casa. Mi aspiración era tener uno natural, y así fue, pero hay miles de cosas que pueden pasar en el camino que pueden llevar a una cesárea, pero cuando se requiere”, finalizó.