El rodaje de “Being Mortal”, el primer largometraje dirigido por Aziz Ansari, fue suspendido luego de que una mujer se quejara del comportamiento de Bill Murray en el set

El pasado 20 de abril se anunció que la película "Being Mortal" interrumpía su rodaje luego de que surgiera una denuncia por "conductas impropias" dentro del set. Si bien en un primer momento no estaba claro quién era el denunciado, horas más tarde se supo que se trataba de Bill Murray

Este sábado, el actor habló por primera vez sobre el tema e intentó bajarle el perfil al conflicto, asegurando que solo intentó "hacerse el gracioso" y que actualmente se encuentra en conversaciones con la mujer que realizó la denuncia para tratar de llegar a un acuerdo y retomar la filmación.

Las declaraciones de Bill Murray 

A más de una semana de que se diera a conocer la noticia, el actor de 71 años se mostró confiado en que podrán retomar la filmación una vez solucionado el conflicto entre su denunciante y él. 

En conversación con CNBC, en la reunión anual de accionistas de Berkshire Hathaway, el actor estadounidense aseguró que el incidente comenzó por una "diferencia de opinión" con la mujer que terminó denunciándolo. 

"Hice algo que pensé que era divertido, y no fue tomado de buena manera", agregó. Si bien se negó a dar detalles sobre lo ocurrido, aseguró que se pasó toda la semana reflexionándolo. Junto a eso, contó que “el estudio cinematográfico quiso hacer lo correcto, así que decidió comprobar todo, investigar y por eso detuvo la producción”. 

Bill Murray

Murray declaró que él y la mujer, cuyo nombre no se ha dado a conocer, están hablando y “tratando de hacer las paces el uno con el otro”. Y agregó que “los dos somos profesionales. Creo que nos gusta cómo trabaja el otro... Y si realmente no podemos llevarnos bien y confiar el uno en el otro, no tiene sentido seguir trabajando juntos o hacer la película. Ha sido todo un proceso de educación para mí". 

Sobre el incidente, el comediante precisó que "el mundo hoy es muy diferente al de mi niñez. Lo que siempre pensé que era divertido cuando era un niño pequeño no necesariamente resulta divertido ahora. Las cosas cambian y los tiempos cambian, asi que es importante para mí entenderlo".

En cuanto a su comportamiento y la posibilidad de recapacitar de sus errores, Murray explicó que "no quiero ser un perro triste que ya no puede aprender". Sumando que la resolución que lo haría "más feliz" es que tanto él como la mujer que lo denunció por conductas inapropiadas puedan volver al set. Aunque indicó que entiende que "lo más relevante es lo que ella considere mejor".