En el último tiempo, diversas denuncias se han realizado a través de redes sociales frente a supuestos casos de secuestros que se habrían llevado a cabo con una posible sustancia que adormece e incluso hace perder el conocimiento al instante. La burundanga o escopolamina es una sustancia real, pero ¿qué tan eficaz es al tacto? 

Según la diversidad de testimonios, de diferentes sectores del país, los síntomas de pérdida de conciencia y funciones motoras "los han sentido mayoritariamente mujeres luego de detectar sustancias o actitudes anormales cuando transitan en la calle"

Muchas han coincidido en un tipo de modo operandi; consiste en un tacto sospechoso proveniente de una persona extraña, que hace sentir mareos y adormecimiento al instante de ser tocadas. Un hecho alarmante es que este tipo de denuncias se han incrementado en distintos puntos del país, generando gran alarma y terror en la comunidad, especialmente femenina. 

Si bien no han existido denuncias formales y una comprobación detallada de los hechos, la teoría de intoxicación por burundanga, podría ser la estrategia de los delincuentes para cometer delitos como robos y/o abusos sexuales. 

La pregunta es... ¿Se puede drogar a una persona con el tacto? 

El Instituto de Salud Pública del Ministerio de Salud (ISP), define la escopolamina, más conocida como burundanga, como un alcaloide que se extrae de ciertas plantas como chamico o el floripondio y tiene propiedades alucinógenas y estimulantes.

Se trata de un polvo blanco brillante, de sabor muy amargo, que provoca pérdida de conciencia y funciones motoras, junto a eso una sedación o amnesia anterógrada, es decir, la persona no recuerda lo que pasó previa al uso de la sustancia cuando se consume por vía oral. 

Sin embargo, respecto a los efectos que se podría provocar al tacto con la piel, el ISP sostiene que "la escapolamina tiene muy poca absorción por la piel, así que no sería posible poder someter a una persona solo con el hecho de tocarla, o tocarla con un papel impregnado con la sustancia y provocarle una sedación para que un delincuente pudiese cometer algún ilícito con esa persona". 

Por lo que, expertos confirman que estos síntomas solo podrían provocarse vía oral y no a través de la piel, ya que esta barrera permite que esta droga no llegue hasta la sangre, por ende, pierde eficacia. 

En conversación con La Tercera, el jefe de la Unidad de Adicciones del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Carlos Ibáñez, confirmó que la burundanga no debería tener un efecto inmediato al ser aplicada vía transdérmica (por la piel), ya que "esta es una barrera bastante efectiva contra cualquier droga". Y que, además, para tener una pérdida de conciencia "tiene que ser algo oral o parenteral, pero en una dosis suficientemente alta. No es algo que pueda pasar a través de la piel", profundizó.

Sobre al situación en Chile

Sobre las diferentes "funas" que se han presentado a lo largo del país, el comisario de la Brigada Investigadora de Sustancias Químicas Controladas (Brisuq) de la Policía de Investigaciones (PDI), Nelson Parada, mencionó al mismo medio que "no se tiene níngun antecedente de alguna droga que funcione con la rapidez como dicen las denuncias de redes sociales. No tenemos antecedentes de una droga que solo por contacto provoquen esos síntomas en tan corto tiempo" y que "hasta el momento no se ha encontrado esa sustancia como tal, ni en Chile, ni en el resto del mundo", explicó.

Aunque, el comisario Parada aclaró que sí existen denuncias de “principalmente benzodiazepinas, como el clonazepam y diazepam. Es algo que la persona ingiere a través de la comida o líquidos, no es algo que se le aplique de manera cutánea”.

Entonces, ¿de dónde provienen estos síntomas?

Sobre los síntomas que han presentado las diferentes víctimas que han denunciado estos hechos a través de redes sociales, el Dr. Ibáñez explicó que si una persona siente una zona de su cuerpo adormecida o acalorada por el contacto con alguna sustancia, "la verdad es que no es muy peligroso ni debiese alarmarse mucho". Entonces, más que lavar la zona con un poco de agua, no necesitaría más".

Además, señaló que el problema podría recaer en que las víctimas se pueden angustiar intensamente por esta sensación en su cuerpo, llegando a tener una crisis de pánico. En ese caso, es recomendable ayudar a la persona a manejar la situación en un lugar seguro y sin agentes estresantes que agudicen la sensación de peligro.