Llegas a tu hogar luego de un agotador día de trabajo y lo único que quieres es descansar, pero lamentablemente está toda la casa desordenada y sucia. Y si además tienes hijos, debes dedicarte a ellos junto con limpiar todo el desastre que dejaron. 

No es un panorama muy alentador, pero lo es aún menos cuando todo el desorden se va acumulando con los días, con lo que ordenar tu hogar se vuelve una tarea realmente agotadora.

Por eso, es conveniente efectuar prácticas que nos ayudarán a mantener nuestra casa ordenada, cómo tener una rutina y hacer a los niños partícipes en las tareas domésticas.

Padres agotados con la casa desordenada

Acá te damos 8 consejos sobre cómo mantener la casa ordenada:

1. “Úsalo, guárdalo”

Una buena práctica para ti y toda tu familia es acostumbrarse a poner los objetos en su lugar (o botar lo que hay que botar) luego de ocuparlos. Por ejemplo, si ocupas el cereal, luego lo guardas donde va; cuando se termina el papel confort, lo cambias por otro, etc. Si bien al principio puede costar y ser molesto, luego se les hará costumbre y lo harán mecánicamente. 

2. Bota lo que no sirve

Comúnmente al ordenar, encontramos un montón de cosas que no tenemos idea dónde ponerlas. Lo mejor es que lo que no te sirva para algo específico, o que no tengas un lugar donde guardarlo, lo botes. Cosas rotas, o materiales que probablemente no ocuparás, o el que se te olvidará que lo tienes, es mejor botarlos.

3. Crea una rutina familiar

Si vives con gente, procura que todos los que conviven en la casa concuerden un día exclusivo para organizarse. Organiza las tareas domésticas por diarias y semanales, y entre los adultos de la familia repártanse los quehaceres e integren a los niños en ellas, dándoles deberes que sean apropiados a su edad (revisa aquí cómo verlo).

Puedes seguir este esquema que te da tareas diarias y semanales para realizar.

Esquema de limpieza

Recuerda que es muy importante que el orden y limpieza de la casa no la debas hacer toda tú, sino que toda la familia debe ser consciente que es un deber de todos los que conviven en el hogar, sino el agotamiento será inevitable. 

Niña ayudando en el hogar

4. Enfócate en una habitación a la vez

Hará el orden más eficaz y menos agotador. Además sentirás más rápido los progresos.

5. Toma el tiempo a cada habitación

Por cada habitación toma el tiempo con un cronómetro en algún momento (solo una vez, no siempre que ordenes). Esto hará que puedas organizar mejor tu día y que no estés pasando todo un día limpiando, sino repartir las tareas en la semana.

6. Estimula la limpieza con música o productos agradables

Para muchos el orden y la limpieza de la casa puede ser algo muy tedioso y aburrido. Esto puede derivar en que aunque crees una rutina, después ya no la vayas siguiendo por extremo aburrimiento. Por eso, motívate con una buena lista de música para que así mientras limpies también cantes o bailes. Para algunas personas es agradable además tener productos de limpieza especiales.

7. De arriba a abajo

Será lo más fácil que limpies primero los muebles y luego al final el piso.

8. No crees una rutina demasiado exigente

Al momento de crear una rutina de limpieza debes ser realista. Si lo tuyo no es ordenar, no es necesario que mantengas la casa siempre extremadamente limpia y sin ningún pequeño polvo. Solo haz lo necesario para mantener una casa medianamente ordenada y que a ti te agrade habitar, y crea una rutina que no te sea muy difícil de seguir constantemente. 

Recuerda que además del orden, es importante que ventiles a diario para mantener el aire limpio, y desinfectar utensilios como la esponja. Procura si puedes ocupar la aspiradora en vez de la escoba para no levantar polvo. Si no tienes, puedes probar envolviendo la escoba en un calcetín de nailon.