Las modelos delgadas han sido las protagonistas de importantes pasarelas de moda durante muchos años. Sin embargo, con el paso del tiempo se han ido incorporando las llamadas modelos “plus size” o de talla grande, quienes llegaron a transformar los estereotipos de belleza que caracterizan a este rubro.

Hoy en día podemos ver que reconocidas marcas apuestan por la diversidad al momento de dar a conocer sus nuevas colecciones o líneas de ropa.  Ejemplos hay varios, y uno de los más destacados es Fenty, de Rihanna, que incluye en sus colecciones todo tipo de modelos. 

Fenty Rihanna

Y de esta misma forma también surge un nuevo concepto respecto a la clasificación de las modelos respecto a su talla. Se trata aquellas mujeres cuya apariencia es acuñada “in between” o “intermedia”.

Esta nueva camada de modelos es cada día más cotizada por grandes marcas de ropa, pues se supone que representarían a cabalidad a la mujer “promedio”.

Una de las más conocidas es Jill Kortleve, quien ganó popularidad tras desfilar para Jacquemus y Chanel

Jill

Effy Kaethner también llama la atención por calificar en esta talla. La joven ha desfilado para diversas marcas de ropa interior.

effy

Modelos

¿Qué talla se considera intermedia?

Algunos sitios especializados indican que la medida abarca desde la talla 38, 40,42 y en algunos casos la 44.

“En esta categoría entrarían modelos desde una talla 38 ó 40 a 42 y, muy importante, también se busca mucha personalidad. El constante debate sobre las tallas y lo que la moda debe transmitir ha llevado a esto y, de alguna manera, se ha entendido que el público lo demanda y que tiene sentido que funcione en términos de ventas: esas tallas apelan a la mayor parte de la población. Empiezan a solicitarlas mucho desde los e-commerce", señaló un profesional del rubro a Vogue España.