Durante el 2016 , en los Juegos Olímpicos de 2016 se creó el Equipo Olímpico de Atletas Refugiados, el que reúne a deportistas que habían escapado de sus países de origen por diversos motivos.

En esta versión Tokio 2020, el Team cuenta con 29 integrantes, donde destaca la nadadora de 23 años, Yusra Mardini, nacida en Siria y quien el pasado 24, compitió en la modalidad de 100m mariposa quedando tercera con un tiempo de 1:06.78, clasificándose para la siguiente fase. 

Cruda realidad

En 2011, durante la guerra de Siria, una bomba destruyó la casa de Yusra, destrozando por completo la piscina donde entrenaba y donde ya estaba siendo reconocida.

Pasado unos 4 años, la joven tomó la difícil decisión de subirse a un bote junto a 18 personas, con capacidad para 6. Junto a su hermana emprendieron rumbo, pensando que el trayecto sería pasar por el Líbano hasta llegar a Turquía con destino final, Grecia.

Sin embargo, todo se complicó cuando el motor de la embarcación comenzó a fallar quedando todos los pasajeros atrapados, quienes no sabían nadar.

Fue entonces cuando ella y su hermana decidieron lanzarse al agua y empujar el pequeño barco hasta tierra, salvado las vidas de quienes iban junto a ellas.

Tras llegar a Grecia, las hermanas emprendieron rumbo a  Alemania, donde se asentaron en un Campo de Refugiados.