Nora Al Matrooshi, tiene 28 años y es ingeniera mecánica. Hasta hace poco trabajaba para la emiratí National Petroleum Construction Company, siendo elegida entre los miles que postularon. 

Para ser seleccionada tuvo que superar un largo y duro proceso en el que participaron 4.305 candidatos, de los que el 33% eran mujeres, y que incluyó test de inteligencia, personalidad y capacidad técnica, exámenes médicos y rigurosas pruebas para evaluar la condición física, el trabajo en equipo y la capacidad comunicativa.

Hoy, le espera un hermoso desafío. Pues, formará parte el equipo de cuatro astronautas de Emiratos Árabes Unidos (EAU), por lo que se encuentra en Dubái, formándose para esta ardua tarea y antes de dirigirse al Centro Espacial Johnson de la NASA en Estados Unidos.

Derribando estereotipos

“Tengo que dar lo mejor de mí, tengo que trabajar más del 100% y demostrar que merezco estar en esta posición”, afirma en una entrevista y que lucha cada día para “acabar con esas ideas” de que tanto ella o “la mujer árabe, en general” no pueden formar parte de la carrera espacial.

Por otra parte, recibió un mensaje por parte del propio vicepresidente y primer ministro del país árabe, Mohamed bin Rashid al Maktum, quien en su cuenta de Twitter anunció “a la primera mujer árabe astronauta, entre los dos nuevos astronautas seleccionados para entrenar con la NASA para futuras misiones de exploración”.