A casi un año de que los talibanes volvieran a tomar el poder en Afganistán, las reglas que oprimen a las mujeres se endurecen cada día más. Esto, pese a que prometieron que respetarían sus derechos.

En medio de una sociedad internacional que se cree “civilizada”, en Afganistán las mujeres viven con muchos derechos humanos no respetados: se les impide salir de sus hogares y deben cubrir su cuerpo y rostro. 

 “Las mujeres musulmanas que no usan hiyab tratan de parecer animales”, señala un cartel del Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio, según lo mencionado en un reportaje de T13.

Cartel sobre el hiyab en Afganistán

Incluso obligaron a las presentadoras de televisión y trabajadoras de la salud a cubrir su rostro, algo que éstas calificaron como perjudicial para desarrollar bien su labor.

Excluyen a las niñas de las escuelas

Además, las mujeres afganas tienen prohibido estudiar, algo que agrava el gran porcentaje de analfabetismo femenino ya existente, y algo que muchas consideran una forma de mantenerlas calladas. 

Nos tienen miedo. Creen que si estudiamos adquiriremos conocimiento y lucharemos contra ellos”, explica una mujer afgana. 

“Lo que estamos presenciado hoy en Afganistán es la opresión institucionalizada y sistemática de las mujeres”, señaló en su momento la ex Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

El lado más cruel lo viven las niñas, quienes emocionadas habían podido acceder a la educación cada vez más en los últimos años. Pero ahora, se excluyen a todas las menores de sus escuelas.

Éramos libres, podíamos estudiar en cualquier lugar, pero desde que regresaron los talibanes nos bloquearon las escuelas”, señaló una niña.