Gladys Bravo, la mujer conocida como “la abuela fitness”, ha decidido tomar un nuevo desafío a sus 69 años y se unió a una campaña como modelo de catálogo para venta de lencería. 

Esta será la primera experiencia de la deportista en el rubro del modelaje, sin embargo, eso a Bravo no la detuvo, porque ni siquiera le costó posar con la ropa interior de la marca que la contrató, confesó.

Quien es la fundadora de la empresa, conoció a Gladys a través de una nota de prensa que vio por televisión. Tras eso, le habló por Instagram y la propuesta le encantó a Gladys, según lo que contó a LUN.

"Modelar lencería no me dio pudor, porque en mi perfil también he subido fotos sensuales, en pijama con ropa interior, pero cosas sutiles. Como la que me pidieron también era elegante y sutil, acepté encantada", explicó.

¿Cómo fue la sesión de fotos?

La sesión duró alrededor de tres horas, donde “la abuela fitness” modeló las 25 prendas de la colección de lencería, como pijamas, sostenes y calzones. 

Eso sí, Gladys dijo que las poses del modelaje deben ser más espontáneas que las de su deporte: el fisicoculturismo. Por lo anterior, confesó que "en las competencias hay cuatro poses que uno ejecuta frente al jurado para mostrar su musculatura: de frente, perfil derecho, espalda y perfil izquierdo. En el caso de la lencería era más espontáneo, yo posaba como me sentía, a veces en posiciones más sugerentes y sensuales, pero todo con sutileza".

La mujer de 69 años valoró la iniciativa de la marca chilena por incluirla a ella y señaló que "esa amplitud de mente me motivó y si yo a mi edad puedo ayudar a que otras mujeres se atrevan, yo feliz".

Hoy Gladys Bravo trabaja como personal trainer y continúa con las competencias de fisicoculturismo, donde sus contenedoras más cercanas en edad, tienen 45 años.