Una mujer estadounidense de 31 años tuvo que buscar nuevos horizontes laborales producto de la pandemia de Covid-19, así que decidió dedicarse al "trabajo sexual". 

Se trata de Arielle Egozi, una asesora de marca y directora creativa de 31 años que se vio obligada a cambiar su vida por las consecuencias de la pandemia de Covid-19. Por lo que decidió dedicarse a otro rubro. 

"Ha sido una educación invaluable en los límites, la comunicación y el valor. Ninguna de esas cosas fueron respetadas en mi último trabajo como creativa, así que me fui", expresó Egozi sobre su experiencia laboral. 

Polémica por su perfil de LinkedIn

De acuerdo a lo informado por BuzzFeed, recientemente Arielle causó polémica en su perfil de LinkedIn tras dejar la agencia creativa en la que trabajaba, por perder a todos sus clientes, y escribir en su descripción que ahora se dedicaba al “trabajo sexual“.

Arielle, quien proviene de Nueva York, Estados Unidos, contó que antes tenía muchos beneficios en su anterior trabajo, pero a pesar de las "cantidades exorbitantes" que ganaba prefirió dar el paso en el trabajo sexual, algo que para ella "no debería ser diferente a cualquier otro trabajo".

De inmediato le llegaron muchos malos comentarios y críticas por estar promocionando su nuevo rubro a través de la plataforma. Algunas personas la trataron de "inmoral" o de "normalizar" el trabajo sexual y la prostitución.

Además, muchos le aclararon que lo más probable era que la plataforma de LinkedIn no fuera la más correcta para promover sus servicios sexuales.

Sin embargo, también hubo seguidores que la defendieron por su honestidad y que opinaban que la plataforma de trabajos servía para cualquier tipo de rubro. "Mi intención es hacerme responsable de celebrar las elecciones que hice (…) No fue para inspirar, ni para ser radical, ni para molestar. Fue para hacerme un espacio propio", explicó ella.

A pesar de ese nivel de debate, Arielle contó que su experiencia con el trabajo sexual ha sido voluntaria y segura. "Ha sido una educación invaluable en los límites, la comunicación y el valor. Ninguna de esas cosas fueron respetadas en mi último trabajo como creativa, así que me fui", aclaró.

Junto con eso, Arielle agregó que en su anterior trabajo sufría constantes ataques de pánico por la presión que su puesto conllevaba. "Empecé a sentir que debía reprimirlas a todas para poder encajar en el éxito que se suponía que debía ser", dijo.