No a todas nos causa gracia total el usar el famoso "encrespador" de pestañas. Es uno de los pasos del maquillaje que no se puede obviar, pero muchísimas prefieren la cuchara para una mirada de impacto y efecto lifting. Otras, de frentón, han renunciado a este artefacto y no usan nada.

¿Las razones? En el intento al mínimo error se han apretado el párpado móvil y el dolor ocasiona trauma. En segundo lugar, no se logra obtener el efecto deseado pero eso es sólo técnica y para eso pon atención a estos tips, porque Cosmopolitan se entrevistó con algunas fuentes expertas que aconsejan cómo conseguir pestañas hermosas y muy bien paradas en sencillos pasos.

Tips para usar el "encrespador" de pestañas y no morir en el intento

Lo primero es tener siempre las pestañas limpias. El quitar mal el maquillaje y los restos de máscara solo conseguirán que con el uso de esta herramienta se rompan nuestras pestañas y eso si que no lo queremos, para nada.

También debes procurar que el "encrespador" esté limpio. Usa agua tibia y jabón para quitar basuras y preocúpate que la esponja permanezca siempre en su lugar.

Ya listos estos pasos, viene la técnica. Para conseguir efecto lifting debes empezar lo más cercano al párpado móvil posible. Prueba a pequeños toques, para comprobar que no vas a herirte el párpado. Presiona unos 10 segundos y si es necesario, vuelve a repetir.

pestaña

Para un efecto crespo y redondo, debes considerar tres pasos: en el nacimiento de la pestaña, al medio y casi al final. Presionar de raíz a puntas, las tres veces.

El mito del calor

Mucho se aconseja en la web calentar con el secador de pelo el aparato previo a su uso, pero entendidos no lo recomiendan porque solo así se puede dañar la pestaña, debilitarla y generar su quiebre.

pestaña