Instagram, aplicaciones móviles, videos en Youtube e incluso Tik Tok. Mucho vemos, pero poco sabemos sobre los automasajes faciales que -al parecer- pueden hacer maravillas con nuestro rostro y piel; brindarle luminosidad, disminuir el acné, favorecer la irrigación cutánea y hasta prevenir la aparición de las arrugas.

Bastante prometedor, pero ¿De qué se tratan estos automasajes y cómo se pueden hacer? Instrumentos hay varios y de eso se han encargado de mostrarnos las redes sociales, pues más de alguna vez debes haber visto el singular rodillo hecho de piedras como jade o cuarzo rosa que muchas influencers muestran al utilizar mascarillas faciales.

Se trata específicamente de una técnica que utilizaban las mujeres chinas desde el siglo VII para reducir la hinchazón de la cara, drenar las toxinas de la piel e incrementar la circulación de la sangre. Según los expertos, el jade ayuda con el drenaje linfático, una técnica de masaje que libra el cuerpo de retención de líquidos. 

Se puede usar tanto como se quiera y a cualquier hora del día, aunque siempre es bueno mantener la rutina constante para ver los efectos. Es muy útil para la piel seca, pero también recomiendan hacerlo por la noche después de tu rutina de limpieza, crema o sérum para que además, estos productos penetren mejor.

Piel

¿Cómo hacer el masaje en nuestro rostro y piel?

Muy simple. Fuera de la zona de la nariz, debes hacerlo rodar de forma ascendente en la frente, las mejillas, la garganta y el área del escote. Después, debes colocar el rodillo de manera vertical sinusal y rodarlo con suavidad. Luego, aléjalo de la nariz para limpiar los senos nasales bloqueados y por último, presta especial atención a la línea de la mandíbula donde la congestión es más propensa a acumularse. Ahora, en la zona donde el cuello se une con la oreja hazlo de forma vertical ascendente y luego llévalo hacia la clavícula. 

Automasaje facial con tus propias manos

Luego de tal introducción sobre los masajes faciales y la presentación del maravilloso rodillo de piedra jade y cuarzo rosa, te debes estar preguntando si puedes conseguir resultados de una manera más económica y la respuesta es un gran y rotundo ¡Sí!

No es necesario tener un instrumento para poder realizar un masaje facial, pues puedes utilizar algo mucho más útil: tus manos. A continuación podrás conocer los pasos para tener una piel perfecta con la ayuda de tus dedos.

Pasos del masaje facial

- Comienza desmaquillando por completo la piel del rostro, elige la combinación de aceites esenciales y vegetales según sus objetivos (incluso mezclando varios).

- Aplica una pequeña cantidad de producto en la barbilla, y a continuación impulsa y estira la piel hacia arriba, hacia las sienes. Mantén un ritmo lento.

- Para el cuello realiza los mismos pasos pero hacia abajo (desde la barbilla hacia las clavículas).

- Cuando haga falta, aplicar nuevamente en la piel del rostro unas gotas de su mezcla personalizada de aceites esenciales.

La frente

Realiza 5 pequeños círculos con la yema de los dedos desde la base de la frente, cerca del cuero cabelludo, después realice 5 líneas horizontales (desde el centro hacia fuera), después verticalmente (desde el centro hacia el cabello). 

Los ojos

Sigue con la yema de los dedos la curvatura natural de las cejas, desde el comienzo de la misma a la altura de la nariz hasta los extremos, repita este gesto 5 veces.

Deshincha el contorno de los ojos, efectuando pequeños y suaves círculos en las ojeras, comenzando por la parte del ojo que está pegada a la nariz en dirección a la esquina externa del ojo.

Las mejillas

Coloca los dedos en las mejillas a la altura de la nariz y deslízalos hacia el exterior, trazando 2 o 4 líneas horizontales para cubrir toda la zona de las mejillas.

El cuello

Estira el cuello, pellizcando y masajeando intensamente toda la zona con el fin de eliminar la papada.

Las sienes

Sin retirar las manos del rostro, desliza hacia arriba por los lados de la cara, desde la barbilla hasta las sienes y realiza pequeños masajes circulares.