En Australia una madre se llevó un gran susto cuando encontró sangre en el pañal de la pequeña, los médicos le indicaron una rara condición para su edad.

Era un día normal para Sarah Reagan quien al momento de cambiar el pañal de su pequeña hija Birdie se encontró con sangre e inmediatamente la llevó de urgencias al hospital.

En el recinto de salud realizaron todos los exámenes pertinentes a la niña para determinar qué provocó el extraño sangrado, realizaron ultrasonidos, tests hormonales y radiografías en su muñeca.

Niña

Gracias a estos exámenes los médicos determinaron que Birdie sufría de pubertad precoz, el crecimiento de sus huesos era el de un niño de 18 meses y lo que Sarah encontró en su pañal fue su primer periodo o menarquia.

La pubertad precoz no es una condición inusual, pero normalmente se presenta entre niños de 8 a 9 años. Un niño con pubertad precoz es extremadamente inusual, afortunadamente en la actualidad existen tratamientos para la pubertad precoz, pues de no recibir tratamiento la pequeña Birdie dejaría de crecer antes de alcanzar el potencial de su tamaño.

Ante esta revelación, la madre de la niña se sintió perdida “no sabía qué pensar, no sabíamos mucho al respecto y nunca habíamos escuchado hablar de ella antes”, según explica debe regresar cada seis meses a realizar nuevos exámenes para controlar el progreso de la menor.

Birdie actualmente tiene 2 años y a simple vista no presenta más síntomas que la menarquia de cuando tenía nueve meses de vida “ella no tiene vello púbico ni senos, lo que algunos niños con la afección pueden tener”, explica la madre.

La Escuela de Medicina de la Universidad Stanford explica que la pubertad precoz se hace notar cuando “los signos físicos de madurez sexual de un niño se desarrollan demasiado pronto. Esto incluye crecimiento de los senos, vello púbico y cambios en la voz”, agregan que “la pubertad precoz ocurre antes de los 8 años en las niñas y antes de los 9 en los niños. La mayoría de los niños con este trastorno crecen rápido al principio. Pero también dejan de crecer antes de alcanzar todo su potencial genético de altura”.

Los principales síntomas de la pubertad precoz

En niñas:

  • Crecimiento de los senos
  • Vello púbico y axilar
  • Menstruación
  • Ovulación

En niños:

  • Agrandamiento de pene y testículos
  • Vello púbico y axilar
  • Vello facial
  • Erecciones espontáneas
  • Producción de esperma
  • Acné
  • Profundización de la voz

Pubertad precoz