La duquesa de Sussex, Meghan Markle, reveló que sufrió un aborto espontáneo en julio de este año, a través de una columna de opinión publicada en The New York Times.

En el artículo titulado "Las pérdidas que compartimos", la esposa del príncipe Harry describe cómo ocurrió el hecho cuando estaba en su casa en Los Ángeles con su hijo Archie. 

Así parte el relato:

“Era una mañana de julio que comenzaba tan ordinariamente como cualquier otro día: preparar el desayuno. Alimentar a los perros. Tomar vitaminas. Encontrar ese calcetín perdido. Recoger el crayón rebelde que rodó debajo de la mesa. Atar mi cabello en una cola de caballo antes de sacar a mi hijo de su cuna.

Después de cambiarle el pañal, sentí un fuerte calambre. Me dejé caer al suelo con él en mis brazos, tarareando una canción de cuna para mantenernos a los dos tranquilos, la alegre melodía contrastaba con mi sensación de que algo no estaba bien.

Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo.

Horas más tarde, yacía en una cama de hospital, sosteniendo la mano de mi esposo. Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Mirando las frías paredes blancas, mis ojos se pusieron vidriosos. Traté de imaginar cómo nos curaríamos”.

La actriz señaló que perder a un hijo es “un dolor casi insoportable, experimentado por muchos pero del que pocos hablan”. 

“A pesar de la asombrosa coincidencia de este dolor, la conversación sigue siendo un tabú, plagada de vergüenza (injustificada) y perpetuando un ciclo de duelo solitario”, reflexionó.

“¿Estás bien?”

Luego, Meghan Markle reveló que fue la pregunta de un periodista lo que la ayudó a sentirse mejor. 

“‘¿Estás bien?’ me preguntó un periodista”, dijo en la columna de opinión. “Gracias por preguntar”, respondió Meghan. “No mucha gente me ha preguntado si estoy bien”, añadió.

“Sentada en una cama de hospital, viendo cómo se rompía el corazón de mi esposo mientras trataba de sostener los pedazos rotos del mío, me di cuenta de que la única forma de comenzar a sanar es preguntar primero: ‘¿Estás bien?’”

Reflexión sobre la pandemia y las protestas  

La duquesa de Sussex también se refirió al sufrimiento y las pérdidas que ha traído la pandemia del Covid-19. Asimismo, mencionó la brutalidad policial contra los afroamericanos y las protestas a raíz de esta, haciendo alusión a George Floyd y Breonna Taylor.

“Una joven llamada Breonna Taylor se va a dormir, tal como lo hacía todas las noches, pero no vive para ver la mañana siguiente porque una redada policial termina terriblemente mal. George Floyd sale de una tienda, sin saber que tomará su último aliento bajo el peso de la rodilla de alguien, y en sus momentos finales, llama a su mamá. Las protestas pacíficas se vuelven violentas. La salud se convierte rápidamente en enfermedad. En lugares donde alguna vez hubo comunidad, ahora hay división”, escribió Meghan.

“Nos estamos adaptando a una nueva normalidad en la que los rostros quedan ocultos por máscaras, pero nos obliga a mirarnos a los ojos, a veces llenos de calidez, otras de lágrimas. Por primera vez, en mucho tiempo, como seres humanos, realmente nos estamos viendo”, continuó.

“¿Estamos bien? Lo estaremos”, finalizó.