Una madre australiana ha generado todo un debate luego de que publicara una foto de ella amamantando a su hijo de 4 años. Algunos la apoyaron, mientras que otros la criticaron por ser el niño “muy mayor”.

La madre es Sarah Mills, de 34 años, quien andaba de compras en una tienda departamental con sus tres hijos: Hendrix, de 11 años, Monroe, de 8, y Morrison, de 4, señala Daily Mail.

Sarah Mills y sus hijos

Sin embargo, en el momento en que compraban zapatos para su hija Monroe, su hijo menor comenzó a sentirse molesto dentro de la tienda. Sarah decidió abrazarlo y luego amamantarlo sentada en el piso para que se calmara.

“Tuvimos un día ajetreado estudiando en casa y tratando de hacer mandados. Entré a Target para comprarle un par de zapatos a Monroe. Morrison estaba bastante exhausto y abrumado después de estar fuera la mayor parte del día. Decidió que quería un nuevo atuendo”, explicó en su Facebook.

“Le dije que no podía tenerlo. Los niños de cuatro años tienen grandes emociones y ese fue su punto de ruptura, por lo que tuvo un gran colapso. Traté de distraerlo y abrazarlo, pero él no quería nada de eso”, contó.

Remember that time I had a human moment and tried to speak about anxiety and just taking a moment whenever you need it...

Publicado por Sarah Mills - Amongst the Stars en Martes, 2 de febrero de 2021

“Pude ver que solo necesitaba algo de consuelo en esa etapa, así que bajé a su nivel y dejé que se acurrucara para abrazarlo. Cuando se calmó, quiso amamantar. Solo se alimenta ahora para irse a dormir, cuando se despierta o cuando está realmente abrumado y cansado”, explicó.

Críticas

Por supuesto, no faltaron las miradas de crítica, pero ella no hizo caso. “Tenía una mezcla de miradas. Hubo algunas sonrisas comprensivas de las mamás que lo entendieron”, contó.

“Y, por supuesto, siempre están los que parecen pensar que pueden ser padres mucho mejor y te miran como si nunca hubieran tenido que lidiar con un niño pequeño poseído”, expresó.

Sarah Mills y su hijo

Luego, su hija les tomó una foto juntos, y Sarah lo publicó en su blog Amongst the Star. Lamentablemente aquí tampoco faltaron quienes mostraron descontento con la situación.

Muchos usuarios criticaron que el hijo de Sarah era ya muy “mayor” para ser amamantado, mientras que muchas mujeres la apoyaron por mostrar una realidad que muchas madres viven, y que por vergüenza deciden ocultarlo.

“Hubo un par de comentarios ignorantes que me decían que soy un idiota o que insinúan que Morrison es demasiado mayor”, explicó Sarah.

“A lo largo de los años, he investigado los beneficios de la lactancia materna a término y supe que quería darles a mis hijos el mejor comienzo posible. 'No solo ha fortalecido nuestro vínculo, sino que puedo ver los beneficios para la salud que se han logrado para Morrison. Más mamás lo hacen de lo que muchos creen, pero se sienten avergonzadas por el juicio y el estigma asociado a la cosa más natural de la tierra”, afirmó.