Las abuelas nos cuidan, nos aconsejan, nos cuentan sus historias de vida, nos “miman” y enseñan. Sin duda, las abuelas son fundamentales para los niños.

Así también lo indica un estudio publicado por London School of Economics and Political Science, que realizó una revisión de 45 investigaciones de distintos países sobre los lazos de las abuelas con sus nietos.

Según el estudio, los niños tienen más probabilidades de crecer felices si su madre es apoyada por un pariente, y en especial si se trata de la abuela materna

Es decir, las abuelas del mundo serían esenciales para que los niños sean felices.

Esto, principalmente porque la madre ve comprometida severamente su energía por el cuidado de los hijos, sobre todo si debe cuidar a varios. Por eso, las abuelas maternas serían el principal apoyo de las mujeres para criarlos.

La revisión también concluyó que la presencia de un pariente aumenta las tasa de supervivencia de los niños cuya madre murió, correspondiendo en la mayoría de los casos este pariente a la abuela materna del pequeño.

Aunque las abuelas paternas también son beneficiosas para los menores, son numéricamente más las maternas las que traen estas ventajas en el niño. Por otro lado, los padres tienen poco efecto en la supervivencia infantil.

Participación de los abuelos: más bienestar en el niño

Aunque las abuelas evidentemente son sumamente importantes, la relación con los abuelos también es beneficioso para los menores.

Abuelo y su nieto

Según otra investigación, esta vez liderada por la profesora Ann Buchanan del Departamento de Política e Intervención Social  de la Universidad de Oxford, una alta participación de los abuelos trae consigo menos problemas emocionales y de comportamiento.

La investigación se basó en el seguimiento de más de 1.500 niños, y señaló que los abuelos tienen especial importancia para los pequeños en los casos de familias de padres separados, interviniendo positivamente en actividades y tutorías con los menores.