Los microplásticos han pasado a convertirse en uno de los principales problemas de contaminación generados por el ser humano. De hecho, estudios previos concluyeron que los microplásticos están entrando a nuestro cuerpo a través de alimentos y el agua.

Un reciente estudio, publicado en Environmental Science & Technology Letters, ha demostrado que ahora, los bebés también se ven afectados y no se libran de la presencia de estas micropartículas de plástico en su organismo, incluso, en una cantidad mucho mayor que la presente en adultos.

¿Cómo lo hicieron?

En concreto, se usaron heces de seis bebés de un año en la ciudad de Nueva York, heces de 10 adultos que vivían en la misma ciudad y el meconio (las primeras heces de un bebé) de tres recién nacidos.

Según los resultados entregados por este estudio, los bebés tienen una mayor concentración de microplásticos en su organismo que los adultos que viven en la misma área. Sumado a esto, también se encontró que los bebés recién también tenían presencia de este elemento en su cuerpo.

bebe

"Nuestros datos proporcionan evidencia de referencia para las dosis de exposición a microplásticos en bebés y adultos y respaldan la necesidad de realizar más estudios con un tamaño de muestra más grande para corroborar y ampliar nuestros hallazgos", escribieron los investigadores en su artículo.

Sin embargo, el hallazgo sugiere que los bebés tienen una mayor exposición a los microplásticos que los adultos, posiblemente debido a los utensilios plásticos para alimentar a los niños, los chupetes, los vasos y los juguetes de plástico que a los bebés les gusta masticar durante la dentición.