Sin duda que la crianza de los hijos no es tarea fácil. Muchos se sienten con la libertad de opinar sobre ella y eso puede afectar en el proceso de enseñanza. Pues, existen ocasiones en las que se intenta dar un buen ejemplo a sus hijos pero se puede caer, de manera inconsciente, en errores disciplinarios que podrían tener un profundo impacto en los niños.

El sitio Psychology Today, revela que existen situaciones en la que los padres fomentan formas de enfrentar de los problemas que son poco saludables en menores, pudiendo incidir en sus personalidades a futuro.

madre e hija

No responsabilizar a un niño por sus decisiones y comportamientos

Muchos padres, liberan a su hijo de la responsabilidad por los errores que han cometido porque no quieren presionarlos o porque les duele castigarlos. En estas situaciones es mucho más saludable para sus hijos, enseñarles a hacerse cargo de sus errores, apoyándolos en el proceso de revertir el error en vez de que los padres se hagan cargo de estos.

 Fomentar la evasión

Algunos padres les enseñan a los niños a evitar las situaciones dolorosas o incómodas. "Esto a menudo toma la forma de hacer adaptaciones especiales para su hijo para evitarles molestias".

"Un ejemplo común son los padres cuyos hijos expresan que no se sienten cómodos viajando en autobús a la escuela. Ceder ante el niño y llevarlo a la escuela le transmite al niño que no puede tolerar situaciones incómodas que sus compañeros pueden tolerar".

Esto puede afectar en la manera que se enfrentan a situaciones incómodas, convirtiéndose en personas intolerantes e incapaces de funcionar en circunstancias que son diferentes a lo que quieren o a lo que están acostumbrados.