Con la pandemia del Covid-19, el confinamiento obligó a las familias a mantenerse en sus casas para cuidar su salud. A pesar de que muchos debieron seguir trabajando, algunos quedaron sin empleo o hicieron teletrabajo.

Esto hizo que padres e hijos se acercaran y compartieran durante casi todo el día juntos. Ahora con el desconfinamiento, ¿cómo afectará el apego de los niños con sus padres desarrollado en este tiempo el que éstos deban volver a trabajar?

La psicóloga Marisol Sagredo entrega a Mujer13 algunos consejos para tratar el apego en los niños con la vuelta al trabajo de sus padres, y para que la separación con éstos no sea perjudicial para ellos.

¿Cómo puede afectar la separación de los niños con sus padres?

Según manifiesta Sagredo “es esperable (e incluso podríamos decir "normal") que los más pequeños de la casa tengan dificultades para separarse de sus papás: desde niños que lloran, gritan y se aferran a las piernas de sus padres repitiendo  que no se vayan o que no los dejen, o incluso los que les hacen asegurar una y otra vez que volverán luego y no los dejarán”.

Niño llorando

“Los pequeños que no pueden o no saben expresar sus miedos pueden tener conductas disruptivas: problemas para dormir, en su alimentación, en sus ciclos de sueño y también en la conducta: estando más irritables, ansiosos, etc.”, explica.

Consejos para tratar el apego en los niños

Marisol Sagredo entrega cuatro consejos para que los padres puedan manejar la separación con los hijos en el desconfinamiento.

Mantener el control de las emociones: Muchas veces la inseguridad de los padres es el factor más importante que causa inseguridad en los niños, por lo que el tener control emocional y anteponerse a la posibilidad de que los pequeños lloren o se muestren inseguros puede ayudar a proyectar el propio comportamiento como papás. 

Ponerse de acuerdo:  Los padres deben acordar cómo enfrentarán el regreso a los respectivos trabajos, tanto en los procedimientos como en el discurso que tendrán con los menores. Si ambos padres están de acuerdo y forman un equipo será mucho más fácil aceptar la nueva situación para los niños.

Padres e hija

Anticipación: Hablar sobre el regreso al trabajo con los niños debe hacerse con anticipación. No podemos decirles a los niños uno o un par de días antes  del retorno que vendrá este cambio. Debemos tenerlo como una posibilidad y conversar del tema  para bajar la ansiedad de los niños y dar la tranquilidad de que se quedarán a cargo de una persona de confianza con quien los niños se sentirán seguros y (ojalá) sientan apego y comodidad. 

Etapa “puente”: Una etapa "puente" entre la presencia total y la ausencia de los padres puede ser muy positivo. Se puede invitar a la figura que los cuidará para que participe en las dinámicas establecidas por la familia cuando los padres están presentes. También es una buena opción que los padres puedan salir por tiempos breves dejándolos a cargo del cuidador futuro, para normalizar que "los papás van y vuelven".

¿Cómo tratar el apego con niños pequeños?

En el caso de los niños más pequeños, invitar al futuro cuidador en dinámicas familiares es el primer paso. Es bueno también que éste siga las rutinas que se acostumbran en el hogar para dar seguridad.

Por otro lado, se pueden usar juegos (con  muñecas, autitos, figuras de acción, etc.) y cuentos para recrear una situación similar de apego y tratar el tema de una forma comprensible y amena para los más chicos, con un cierre positivo y de una forma menos invasiva y dirigida.

Madre leyendo un cuento a su hija