Con el boom de las pantallas, que usualmente ocupamos para distraer a los niños, también han surgido muchas teorías y reflexiones sobre el daño que producen las extensas horas frente al celular, computador o televisión.

Sin embargo, el psicólogo Mike Brooks, de Psychology Today, habla de no guiarnos por la información fácil, y explica que el tiempo frente a las pantallas límite depende de muchos factores.

Esto, porque los usos son variables y distintos (no es lo mismo hacer un trabajo para el colegio, que jugar, por ejemplo) y las personalidades son diferentes.

Niños mirando el PC

Además, para evaluar el “daño” de las pantallas se debe medir una métrica específica (¿se mide depresión, ansiedad, cantidad de sueño?). Por lo que se encontrará respuestas distintas según la métrica analizada.

Sin embargo, se pueden hacer un análisis basado en la calidad de vida de determinado paciente, y ver cómo afecta su vida diaria el uso de celular o PC.

Cuándo poner el límite

A pesar de que el experto afirma que hay “cierta controversia” sobre el daño de las horas que se pasa frente a las pantallas, manifiesta que hay un problema cuando éstas comienzan a interferir con nuestra productividad o necesidades básicas.

Niña bostezando

“Si una adolescente está aprendiendo a programar, si solo está durmiendo cuatro horas por noche debido a eso, entonces sufrirá. La privación crónica del sueño contribuye a problemas significativos en el bienestar físico y psicológico”, explica.

Asimismo, hay que evaluar cuando estar demasiado en el computador o teléfono interfiere con otras actividades valiosas.

"Por ejemplo, sin importar cuántos beneficios obtenga Juan al jugar Minecraft con sus amigos, en algún momento, recibiría diferentes y / o mayores beneficios de jugar al escondite afuera o construir un fuerte real con sus manos", explica.

Horas recomendadas

Brooks hace una estimación de cuánto tiempo nuestros hijos deben pasar a la pantalla. Esta depende de los usos y personalidad de cada niño.

Por ejemplo, no es comparable pasar frente a la pantalla si se está creando algo que si sólo se consume o tiene un fin recreativo.

“Cuando se trata de tiempo de pantalla recreativo para niños y adolescentes, diría que 1-2 horas en días escolares es una cantidad razonable. Los fines de semana y días festivos, tal vez 3-4 horas de tiempo”, explica, señalando que son solo horas para tener un punto de referencia.

Restringir la pantalla en la noche

El experto manifiesta que algo útil es asegurar las pantallas fuera de la habitación en la noche. Esto para que no interfieran en sus horas de sueño. Asimismo, recomienda el prohibir los celulares en las comidas, para tener una conexión familiar. 

"Por supuesto, necesitamos modelar un uso equilibrado de las pantallas nosotros mismos", explica.