El Comité de Derechos del Niño de la ONU estableció que Chile vulneró los derechos de un niño con autismo al separarlo de su madre y ordenar que volviera con su padre a España. Esto, ya que no habría velado por el interés superior del menor, quien estaba realizando un tratamiento en Chile.

El menor de iniciales J.M., de ahora 6 años, nació en Chile, pero luego sus ambos padres se fueron con él a España. A sus 15 meses, su pediatra sospechó que tenía autismo y un retraso en el lenguaje.  

En julio de 2017, la madre regresó con el niño a Chile con la autorización del padre, donde comenzaría un tratamiento. 

Aunque la madre pensaba quedarse por dos años, en 2018 el padre presentó una denuncia en España contra la madre por la sustracción y retención ilícita del menor. De comprobarse el ilícito, el niño debía ser devuelto a España.

Pese a que dos tribunales inferiores de Chile rechazaron en 2019 las reclamaciones del padre, el Tribunal Supremo revocó estas decisiones y estableció que J.M. debía ser devuelto a España.

Decisión de la ONU

Fue entonces cuando la mamá del pequeño presentó una reclamación ante el Comité de Derechos Humanos en 2020, señalando que la decisión del Tribunal Supremo causaría un grave daño a J.M., ya que éste se encontraba vulnerable por su tratamiento.

El Comité de la Onu estableció finalmente que el Tribunal Supremo  no llevó a cabo una evaluación del interés superior del menor, y violó por lo tanto sus garantías procesales en virtud de la Convención sobre los Derechos del Niño.