Se sabe que el estrés puede provocar la caída del cabello y es de lo que más se habla. Lo cierto es que hay otros síntomas que nos hablan de que algo no está saliendo bien y se presentan en nuestro cabello. Sobre ellos poco se sabe, pero pon atención que si los presentas probablemente estés enfrentando un cuadro.

pelo

Mayor grasa y caspa

Si tu pelo se engrasa con mayor rapidez que de costumbre, que aparezca un brote de caspa o que te pique el cuero cabelludo pon atención. El dermatólogo Eduardo López Bran, entrevistado por Vogue España explica: "El estrés conlleva aumento de la secreción de grasa y favorece el desarrollo de descamación o caspa. Una enfermedad del cuero cabelludo como la dermatitis seborreica, que afecta a un elevado porcentaje de la población adulta y que cursa con enrojecimiento y descamación, guarda una relación directa con las situaciones de estrés”.

Pelo opaco

La falta de brillo además de deshidratación, falta de masaje y otros factores, puede ser además estrés. "Cualquier alteración en nuestro estado psicológico se va a reflejar en nuestro pelo que perderá brillo y tendrá un aspecto menos lustroso", añade el experto. Lo importante es que sepas cómo detectar este síntoma. Si es inusual en ti y si se da en una periodo que no corresponde, enciende tus alarmas.

Canas repentinas

La ansiedad y el estrés aceleran la aparición de canas. así expresa la dermatóloga Elena Martínez, consultada por el mismo medio. “El estrés influye también en la aparición de canas, acelera el ciclo natural del pelo, de forma que el folículo de forma rápida se ‘vacía’ de este pigmento; existe una condición conocida como canicie súbita o síndrome de maría Antonieta, en el que el pelo de forma rápida y brusca se torna cano, asociado a niveles elevados de estrés", son sus palabras.

Soluciones

El deporte puede ser una buena vía de escape para botar el estrés. Cabe mencionar que el pelo está vinculado a la piel y se beneficia con el ejercicio. “El deporte disminuye tanto los parámetros de estrés y de inflamación y tiene un efecto positivo sobre nuestra salud, también sobre la piel y el pelo", agrega la profesional.

Lo que comemos

Cuida nuestra alimentación en este periodo también es importante. Una dieta sana aporta vitaminas y nutrientes que nuestro cuerpo necesita, incluso el pelo. "Vitaminas, minerales y aminoácidos, necesarios para la formación de la queratina, que es la ‘viga’ que da fortaleza al cabello", señala las fuentes. Por lo tanto contar con un kit de suplementos "beauty" puede ser muy efectivo y un aporte para apalear todos estos síntomas.