Según el British Journal of Sports Medicine (BJSM), el síndrome de sobreentrenamiento se produce al ejercitar intensamente sin permitirle al cuerpo descansar y recuperarse adecuadamente.

Es decir, te esfuerzas mucho para lograr que tu cuerpo se vuelva más resistente con ejercicio, pero al no darle el tiempo suficiente para que se recupere de todas las horas en que le exigiste de más, terminas debilitándote.

El portal Reid Health señala que entre los efectos negativos del sobreentrenamiento se cuentan lesiones recurrentes, fracturas y distensiones en los huesos, desgarros de músculos y ligamentos, junto con la sensación de falta de energía y de motivación.

Mujer agotada por el ejercicio

Signos del sobreentrenamiento

El portal Healthline reunió de artículos de deportes y de entrenadores físicos 13 signos que te ayudarán a identificar señales de alerta:

1. No comes lo suficiente

Muchos programas de entrenamiento vienen con dietas que reducen además las calorías. Si no está respaldada por un profesional, estas dietas podrían no ser aptas para ti y provocar deficiencias nutricionales como la anemia.

2. Dolor y tensión

Aunque es normal que si no estás acostumbrado al principio al ejercicio, puedas sentir dolor al comenzar, debes estar atenta a que éste no sea extremo y que no permanezca en el tiempo. Podrías estar estresando a tu cuerpo y terminar con microdesgarros y lesiones.

3. Lesiones 

Si continuamente tienes calambres en las piernas, fracturas, fascitis plantar, distensiones en las articulaciones, huesos rotos y lesiones de tejidos blandos, puede estar siendo provocada por ejercicio de alto impacto.

4. Fatiga

Es normal sentirte cansada tras ejercitar, pero si tu cuerpo nunca logra en algún momento recuperarse, debes reevaluar tu rutina de ejercicio o tu dieta, la que podría no estar otorgándote las reservas nutricionales necesarias. 

5. Reducción del apetito y pérdida de peso

Un ejercicio excesivo puede causar desequilibrios hormonales que pueden influir en la sensación de hambre o de saciedad. 

6. Irritabilidad y agitación

Demasiado ejercicio puede afectar los niveles de la hormona del estrés y causar problemas como depresión, confusión mental, cambios de humor y falta de concentración o entusiasmo.

7. Disminución del rendimiento

El sobreentrenamiento puede provocar que tu rendimiento no avance o incluso disminuya, teniendo cada vez menos fuerza, agilidad, resistencia, tiempo de reacción y velocidad de carrera.

8. Los entrenamientos se te hacen cada vez más difíciles

Podrás sentir que los entrenamientos son cada vez más difíciles de completar. Aunque tu cuerpo no trabaje a un ritmo mayor, podrás sentir que te esfuerzas más.

9. Frecuencia cardíaca más alta

Es posible que al hacer ejercicio y en reposo tengas una frecuencia cardíaca más alta que de costumbre, y que ésta se demore más en volver a la frecuencia de reposo luego de ejercitar. 

10. Te cuesta dormir

Debido al desequilibrio hormonal que puede causar el sobreentrenamiento, te puede costar conciliar el sueño en la noche, lo que aumentará la fatiga durante el día.  

11. Disminución de la inmunidad o enfermedad

El sobreentrenamiento puede hacerte propenso a infecciones, enfermedades leves e infecciones del tracto respiratorio superior (URTI).

12. Aumento de peso

La falta de descanso puede provocar bajos niveles de testosterona y altos de cortisol, la hormona del estrés, los que están asociados a un aumento de peso y exceso de grasa abdominal.

13. Pérdida de motivación

La fatiga y el agotamiento provocarán que ya no disfrute como antes el ejercicio y el desgaste físico te harán sentir que no estás logrando los objetivos con tu cuerpo, lo que te quitarán motivación.