A mediados del año pasado el Sernac ofició a 11 empresas de retail para solicitar antecedentes respecto al tallaje del vestuario que poseen, en especial el femenino, para así desarrollar un sistema igualitario en cuestión de tallas.

Tras la solicitud, se analizaron las política de tallas para prendas femeninas, se detectó que existen grandes diferencias. Por ejemplo, en los jeans esta diferencia alcanza hasta un 24% para un talla “S”, en promedio entre la talla de menor y mayor tamaño.

Uno de los principales puntos que dificulta el análisis del tallaje tiene que ver con el crecimiento de las compras online, las que aumentaron considerablemente durante la pandemia.

Desde el SERNAC, Lucas Del Villar, director del organismo dedicado al consumidor, explicó que “para las consumidoras, el tema de las tallas no es sólo un asunto de consumo, sino que también puede tener impactos en su autoestima. Para ellas será importante saber que una talla S, M, L, XL, es la misma en todos los comercios y responde a las particularidades de nuestro país. También les favorecerá que existan más alternativa”. 

Hallazgos 

El estudio consideró a las empresas Corona, Falabella, Family Shop, Fashion’s Park, Hites, Kliper, Surprice, La Polar, Paris, Ripley, Tricot y Zara, además de marcas que se comercializan solo a través de la web como Shein, AliExpress, Asos y Wish, donde se encontraron amplia diferencia en centímetros respecto a una misma talla.

De ellas, se concluyó que solo cuatro empresas (33,33%) cuentan con algún estudio o registro del perfil antropométrico del consumidor. Además, el 75% de las empresas no lleva registro de cambios, devoluciones o reclamos respecto a la talla de las prendas que venden.

De los jeans y vestidos, las empresas indicaron que un 33,33% cuenta con información respecto a las equivalencias de tallas, mientras que para las poleras es de un 41,7%.  De lo anterior, un 50% señala que sus tallas están altamente estandarizadas, solo un 8,3% de las empresas dice estar estandarizada, mientras que el 41,7% cree que es “moderado” su criterio. Sin embargo, solo el 16,7% indica contar con alguna tabla para medir. 

El caso más crítico se encuentra en los jeans, donde entre las tallas “S” y “L” existe un 23,84% y un 22% de diferencias. En las tallas “M” y “L”, donde variaba en 8,4 centímetros y 7,0 centímetros al aumentar una talla. 

Se detectó que existen diferencias en la numeración al momento de pasar las tallas a letras. Uno de esos casos es, por ejemplo, la marca Wados, donde la talla “S” toma valor numérico 36, mientras que en la marca Basement es una 38. 

pantalón

Empresas internacionales

Respecto a las tiendas internacionales existen diferencias ligadas a la proveniencia del usuario, sumado a que algunas prendas se miden en centímetros y otras en pulgadas.