En diciembre del año pasado reveló su intención de congelar óvulos.

La actriz de 41 años Rebel Wilson realizó un sentido post este 2 de mayo en su cuenta de Instagram, en el que confiesa que recibió una “mala noticia” y se lamenta sobre los problemas de infertilidad.

“Hoy recibí una mala noticia y no tenía a nadie con quien compartirla ... pero supongo que debo contárselo a alguien. A todas las mujeres que luchan por la fertilidad, las siento”, escribió junto a la imagen de ella y de fondo la playa de New Brighton.

“El universo funciona de formas misteriosas y, a veces, todo no tiene sentido... pero espero que haya luz a punto de brillar a través de todas las nubes oscuras”, finalizó. Rápidamente en los comentarios los usuarios le brindaron su apoyo.

Si bien no dio más detalles sobre qué noticias tuvo, si se sabe que desde hace un tiempo planea congelar óvulos para convertirse en madre.

Decisión de congelar los óvulos

El año 2020, la actriz australiana tuvo un drástico cambio en sus hábitos de salud, que le llevó a bajar casi 30 kilos a su peso “ideal”, 75 kilos. 

En un live que realizó el 1 de diciembre de 2020, en el que habló del “Año de la salud 2020”, señaló que las razones detrás de este cambio drástico no son su figura, sino sus planes de ser madre junto a su novio Jacob Busch.

"Aparte de cumplir 40 años y pensar que tal vez no iba a trabajar mucho este año, sabía que tendría un poco más de tiempo, además de que también decidí congelar mis óvulos”, contó la actriz en el live.

"Como todas las buenas mujeres profesionales deberían saber, si (ser mamá) es algo que te interesa, llegar a los 40 sin congelar los óvulos es un poco tarde. Es mejor hacerlo un poco antes si se puede”, dijo.

"Estaba pensando en la fertilidad y tener óvulos de buena calidad, así que pensé: 'Está bien, voy a hacer esto, me voy a poner saludable'", dijo Wilson.

Un mes antes del live, en noviembre de 2020, habló a E! News sobre que le diagnosticaron síndrome de ovario poliquístico cuando era más joven.

"Empecé a subir de peso cuando tenía 20 años. Tenía algo llamado SOP (síndrome de ovario poliquístico) y subí de peso rápidamente. Es solo un desequilibrio hormonal y normalmente subes mucho de peso y así es como se manifestó en mí", señaló entonces.