Es muy común que cuando nos encontramos pasando por un mal momento en nuestras vidas, tengamos problemas con pasar tiempo a solas. Si bien la soledad puede generarte un gran malestar, esta podría ayudarte a mejorar tus relaciones sociales, tu creatividad y confianza, así como a regular tus emociones para poder lidiar con situaciones adversas. 

"El miedo a estar solos es mucho más común de lo que creemos y todos nos hemos enfrentado a él en mayor o menor medida. El miedo a pasar tiempo solos o a quedarnos solos en términos de pareja, por ejemplo, es algo muy potente, sobre todo en la sociedad actual donde hay una exigencia instaurada de estar en pareja, tener muchos amigos, salir y estar haciendo cosas constantemente”, dijo la psicóloga y terapeuta sexual Florencia Grebe a La Tercera

Pero... ¿de dónde nace el miedo a estar solos? 

“Históricamente, la soledad tiene una muy mala reputación” porque en ocasiones es usada como una forma de castigo, dijo Robert Coplan, psicólogo del desarrollo y profesor de Psicología en la Universidad Carleton, al medio The New York Times

El problema radica en que pasamos por alto que la soledad también puede ser una elección, y no tiene que ser de tiempo completo. "La gente trata de ignorar que también es importante pasar tiempo a solas", agregó. 

Por su parte, en conversación con ABC, Laura Cruz Navarro, psicoterapeuta y supervisora clínica, aclaró que la sociedad actual tiene ciertas características que acentúan este miedo. Una de ellas es la hiperconectividad, un estado en el que vivimos de manera casi automática y que nos obliga a siempre estar atentos por si nos perdemos algo. Debido a esto, vivimos situaciones en las que raramente estamos completamente solos. "Estos elementos, sumados a la situación e historia personal de cada persona hace que sea un tema muy presente", agregó. 

¿Cómo podemos manejarlo? 

En primera instancia, Florencia aclara que es importante tener claro que el miedo puede ser muy decisivo respecto de cómo actuamos y nos relacionamos con los demás. “Lo primero es ser conscientes de cuando aparece y descubrir qué tanto tiene que ver con mi historia, con los patrones familiares o con la cultura a la que estoy expuesta". 

"Cuando tengo identificada la raíz de este miedo puedo aprender a manejarlo, privilegiando espacios de soledad, en el sentido de no estar acompañada por no querer estar sola. Si yo puedo manejar mejor el miedo, puedo disfrutar de otras cosas y de vínculos con los cuales sí quiero compartir, versus otros que no”, añadió. 

Algunos de los consejos que han entregado diversos especialistas a The New York Times, es que "si no sabes como empezar, planear algo que sepas que disfrutarás hacer, ayudará a que te sientas más relajado", dijo Thuy-vy Nguyen, profesora que estudia la soledad en el Departamento de Psicología de la Universidad Durham. Por otro lado "si te cuesta mucho trabajo escuchar tus propios pensamientos, escribir un diario puede ser una gran manera de trabajar y evaluar esas emociones", dijo Coplan.

La idea es que "no te postergues" y te animes a explorar nuevos intereses. Es importante que hagas espacio en tu vida para dedicarte tiempo, incluso si es poco, pues basta que comiences con 30 minutos a la semana. 

Angela Grice, patóloga del habla de la Universidad Howard y el Laboratorio de Neurocognición del Habla en la Universidad Columbia, sugiere que es bueno comenzar dando "pequeños pasos (...) el tiempo que se pasa a solas es una gran oportunidad, pero no significa que tienes que salir a fuerza de tu zona de confort. Si esta idea te parece muy estresante o inquietante, podría ser señal de que quizás necesitas apoyo profesional".