La actriz Megan Fox confesó en una entrevista de la revista GQ Style que padece de dismorfia corporal, un trastorno de salud mental.

En la entrevista se presentó junto a su novio Machine Gun Kelly, con quien últimamente ha protagonizado varias alfombras rojas y también sesiones de fotos.

Sin embargo, lo que mas destacó en esta sesión fue que la estrella de Hollywood, confesó que tiene "muchas inseguridades profundas" e hizo referencia al trastorno que padece.

"Podemos mirar a alguien y pensar: 'Esa persona es tan hermosa, su vida debe ser muy fácil'. Lo más probable es que no se sienta así", declaró a la revista.

Según comentó al medio ya citado, este trastorno la hace tener problemas en su autopercepción y en cómo se siente con su físico pero prefirió no dar más detalles sobre su salud.

¿Qué es la dismorfia corporal?

De acuerdo con  clínica Mayo, la dismorfia es un trastorno de salud mental "en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia.

Esto provoca que la persona se sienta “avergonzada, intimidada y ansiosa” en situaciones sociales. Por lo tanto, el paciente prefiere no asistir a los lugares donde hay muchas personas que puedan verlo, según menciona el sitio web de la clínica.

Estas imperfecciones que observa el individuo en su cuerpo pueden ser a veces hasta imperceptibles por el resto de personas, o pueden pasar desapercibidas.