Un nuevo estudio publicado el 2 de febrero de este año en Journal of Youth and Adolescence, arrojó que los pensamientos suicidas están relacionados con el tiempo que pasan en la pantalla las adolescentes.

Específicamente, se siguió a un grupo de mujeres adolescentes a partir de los 13 años, durante un periodo de 10 años. 

De esta forma, se demostró que las jóvenes que pasaban más de 2 o 3 horas en la pantalla a los 13 años, y que luego este tiempo aumentaba con los años, tenían más probabilidades de tener pensamientos suicidas.

Asimismo, el uso de videojuegos como el ciberacoso se relacionó con la ideación suicida en la adultez joven. 

“Es correlacional”

Según la principal autora del estudio, Sarah Coyne, directora asociada de la Escuela de Vida Familiar de la Universidad Brigham Young, el tiempo en la pantalla tiene relación con los pensamientos suicidas, mas no es su causa.

Adolescente frente al computador

"Esto es correlacional, no causal", dijo Coyne a The Post.

Sin embargo, señaló que el uso excesivo de Internet puede traer "algunas experiencias negativas" , como bloquear experiencias sociales formativas. “Probablemente estás pasando menos tiempo cara a cara con la gente", dijo.

Por otra parte, explicó que los adictos a Instagram y TikTok son vulnerables a los sentimientos de celos, ansiedad y miedo a quedarse fuera. "Los adolescentes no están preparados para todo lo que van a encontrar en las redes sociales", explicó Coyne.

La propia autora indicó que ella limita el uso de las redes sociales de 20 a 30 minutos por día a sus hijos. Además, los anima a tomar consciencia sobre su experiencia en la red.

“Decimos: 'Cuando estás en TikTok, ¿cómo te hace sentir? ¿A quién sigues?’”, le pregunta a sus hijos. “‘Si alguna vez sientes que te están deprimiendo o (haciendo que) te sientas mal contigo mismo, debes pensar, 'Quizás necesito tomar un descanso' o 'Quizás no necesito seguir a esta persona'”, contó.

El problema es la desconexión

Según PJ Wenger, terapeuta familiar y especialista de la Escuela de Salud Mental de la Universidad de Rutgers, "no existe una ecuación exacta que diga que un mayor tiempo frente a la pantalla equivale a suicidio”.

Joven con un celular

Pero que "retirarse y no conectarse con familiares y amigos es una de las señales de que alguien podría tener tendencias suicidas".

Por lo tanto, no es necesario confiscar las pantallas, sino poner límites de tiempo y mejorar la calidad de relación con los hijos. "Si un niño pasa todo su tiempo en la pantalla y usted está preocupado por eso, sí, debe limitar el tiempo frente a la pantalla", dijo Wenger.

El experto aconseja mejorar la comunicación y hacer pasar un momento agradable a los jóvenes con actividades como “salir, caminar, hacer caminatas”. "Sabemos que la conexión es una pieza realmente importante para ayudar a las personas a no sentirse deprimidas", dice.