Muchas mujeres padecen lo que se denomina síndrome premenstrual (SPM), correspondiente a un grupo de síntomas que aparece una o dos semanas antes de la menstruación (Fuente: MedlinePlus). 

Pero hay otra afección no tan conocida que provoca severas molestias en las mujeres y en ocasiones les impiden realizar una vida normal. Se trata del  trastorno disfórico premenstrual (TDPM), que vendría siendo como una forma más extrema del SPM.

Mujer triste en el sofá

El TDPM afecta tanto la salud física como la mental de las personas. Aunque aún no se sabe con exactitud qué lo provoca, estudios científicos apuntan a cambios hormonales del ciclo menstrual, y en especial a la serotonina. 

Síntomas

Según Planned Parenthood, se caracteriza por tener estos síntomas:

-Depresión

-Nerviosismo o ansiedad

-Ataques de pánico

-Sensación de cansancio extremo

-No poder dormir

-Dificultad para mantener la concentración

-Sensibilidad en los senos

-Dolores de cabeza

-Cólicos

-Dolor en las articulaciones

-Hinchazón

-Antojos de comida

Depresión e irritabilidad

Según PsicológicaMente, quienes padecen de trastorno disfórico premenstrual son habitualmente diagnosticadas con bipolaridad. Sin embargo, su correcta detección se produce al relacionar sus síntomas con el ciclo menstrual.

Esto, ya que los síntomas aparecen fuerte una o dos semanas antes de la menstruación, mientras que durante ésta bajan, y se muestran ausentes una semana después del periodo. Sin embargo, luego vuelven a aparecer.

Según el psicólogo Juan Carlos Bonis, “los síntomas depresivos son intensos y la oscilación del estado de ánimo es exagerada”. El experto explica que estas mujeres tienen cambios repentinos de humor, suelen irritarse, caen en una intensa depresión y expresan estar están con “los nervios de punta”. 

Asimismo, sufren problemas de concentración, pérdidas de interés, falta de energía y fatiga, lo que provoca problemas en su vida diaria, trabajo y conflictos interpersonales.

¿Qué hacer si sospecho que tengo TDPM?

Si tienes los síntomas, es bueno que pongas atención a cuando aparecen, aumentan su intensidad o desaparecen y lo compares con tu ciclo menstrual. 

Luego, exprésale tus dudas y síntomas a un ginecólogo, quien te hará un seguimiento y te podrá realizar una serie de exámenes para el diagnóstico o descarte del trastorno. 

Si es que resultas tener TDPM, te recetará un tratamiento adecuado. Esto puede corresponder a un cambio en los hábitos alimenticios y de ejercicio, anticonceptivos hormonales, antidepresivos, o la recomendación de un terapeuta.