A lo largo de la historia, son muchas las tendencias de belleza que han sido dañinas para las mujeres, quienes por presión social ponen en riesgo su salud con tal de alcanzar los estándares antinaturales exigidos.

Ahora, una nueva tendencia que cada vez se hace más popular es el blanqueamiento genital, el que trata de modificar el tono de la piel en la zona íntima para hacerlo ver más claro.

Este se suma a otros tratamientos para “embellecer la vulva”, como la  la labioplastia, la clitoroplastia y el vontouring. 

Mujer en calzones

Según indica el a El País Carmen Arsuaga, dermatóloga del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, este procedimiento se trata de cremas blanqueadoras. Estas tienen dos mecanismos de acción: inhibir el proceso de formación de melanina y eliminar los depósitos epidérmicos de pigmento. 

“Los principios activos más comunes son hidroquinona, ácido kójico, ácido azeláico, arbutina, ácido retinoico…”, indica Arsuaga.

Imposición Social

Según Carlos Santelli, especialista en ginecoestética del Centro Europeo Médico y Estético, el blanqueamiento “es el tratamiento ginecoestético no quirúrgico más demandado del mundo”.

El experto señala que muchas de las mujeres que acuden lo hacen por sus parejas. 

Por otra parte, la sexóloga Ana Lombardía, explica que este procedimiento viene de la imagen falsa y exigente de la mujer en el porno.

“El porno trata de emular los genitales juveniles (incluso infantiles), más blanquecinos. Una vez más, la sociedad nos pide que modifiquemos nuestro cuerpo para hacerlo más joven y atractivo”, dice.

Riesgos para la salud

Según explica la dermatóloga Carmen Arsuaga, este procedimiento además de ser usualmente poco efectivo, puede traer riesgos para las mujeres en esa zona tan delicada.

Con cualquier cosmético se debe tener en cuenta la calidad y la composición del producto, pero especialmente en estas zonas, ya que se trata de una piel muy sensible”, dice.

Mujer en calzones

Señala que esta área tiene una capa córnea (la capa externa de la epidermis) muy fina y está cercana a mucosas que pueden entrar en contacto con el cosmético.

Se pueden producir dermatitis irritativas y eccemas“, advierte.

Por eso, ante cualquier duda o intención de realizarse un procedimiento estético en esa zona, es bueno acudir antes a un dermatólogo, y descartar también recetas caseras con productos naturales.