A todos nos ha llamado la atención ese lunar “extraño” que tenemos en cierta parte del cuerpo, lo que nos ha despertado dudas en torno a un posible cáncer de piel. No obstante, muchas veces nuestras preocupaciones son infundadas, y no son más que lunares no habituales.

Pero, ¿cómo sabemos entonces cuándo debemos estar alerta?

Para eso, existe un procedimiento muy sencillo de cinco pasos, en el que podrás saber si debes ir a consultar a un especialista por un posible melanoma. Se trata de la regla ABCDE, que no son más que las primeras letras de cinco características de nuestro lunar a las que debemos prestar atención.

Estas características son:

ASIMETRÍA:  Observa si alguno de los ejes de tu lunar ha perdido simetría, creciendo más de la cuenta por alguna parte, y, por ende, no tendiendo un tamaño similar en uno de sus lados.

BORDES: Mira si éstos están irregulares, es decir, no tienen un contorno bien delimitado o se van disipando en la piel.

COLOR: En los lunares benignos se ve que los lunares tienen una sola tonalidad. Sin embargo, pon atención si el tuyo presenta distintas tonalidades de marrón o negro, siendo más claro en una parte y oscuro en otras.

DIÁMETRO: Comienza a preocuparte si mide más de 6 mm de ancho.

EVOLUCIÓN: Por último, revisa si el lunar ha cambiado en alguna de las características antes mencionadas, o bien en su relieve.

Mira esta imagen de Patient Resource que te ayudará un poco más:

 Cabe señalar que sólo basta con que el lunar concuerde con una de las características para que consultes a un especialista.

Otros factores de riesgo

Además de esta regla, hay algunas características asociadas a los pacientes con melanoma que debes considerar. Recuerda que pese a que el cáncer de piel suele aparecer en mayor medida en personas con estas características, nadie está libre de padecerlo.

  • Tener entre 30 y 60 años.

  • Tener piel blanca y alta sensibilidad a la radiación solar (personas que se queman y se les pone la piel rojiza con el sol).

  • Personas con exposiciones solares agudas y reiteradas.