¿Has pensado en qué características debería tener tu pareja ideal? De seguro, muchas de ustedes van a coincidir en alguna de estas cualidades; una persona atenta, cariñosa y, en caso de tener una relación monógama, comprometida y fiel. 

Sin embargo, tenemos que ser realistas. Y es que las películas de princesas que vimos desde pequeñas nos hicieron crecer con una percepción -muchas veces- errónea sobre el concepto del amor, el matrimonio y algunas conductas o comportamientos que en la no ficción pueden hasta llegar a ser tóxicas.

Por lo mismo, si aún crees que existe el príncipe o princesa azul, este manual te podría servir para identificarlo. Obviamente, no el de Disney, pero sí, el ideal para vivir una relación sana, estable y duradera.  A continuación conocerás 5 gestos “románticos” que en vez de normalizarlos, deberías parar tus antenitas de alerta.

amor tóxico

Los 5 gestos “románticos” que son peligrosos

1. Te expresa su amor muy rápido

Conocer a alguien requiere tiempo. Y para esto hay que ser bastante racional; nadie se enamora a las dos semanas, ni tampoco al mes. Por lo mismo, deberías sentirte un poco extraña en el caso de que la persona con la que estás saliendo, comienza a expresar muchos sentimientos, halagos y palabras de afecto que, más que nada, podrían terminar siendo sólo una ilusión.

Está bien, algunos expertos concuerdan con que es normal sentirse encaprichado muy rápido cuando te gusta alguien, pero si luego de salir por primera o segunda vez ya te empieza a tratar de “mi amor” o a decirte que eres su “alma gemela”, entonces deberías poner un gran ¡STOP!

La verdad, es que este comportamiento es bastante común entre abusadores, obsesionados con el control y narcisistas. ¡Y no quiere decir que estén mintiendo!, puede que realmente crean que están enamorados, pero aún no te conocen: ni a ti, ni a tus defectos. Así que cuando seas otra cosa que su percepción de perfección, pueden responder con agresividad o frialdad. O peor aún, que te obligues a ti misma a pisar sobre cáscaras de huevos para no “decepcionarlos”.

Sé consciente de que un amor duradero y saludable requiere de mucha comunicación, confianza y cuidado genuino, pero también de un trabajo personal que parte por nuestra aceptación y amor propio. Cuando nos conocemos y nos amamos por lo que somos, comprendiendo que todos somos únicos, con defectos y virtudes, ya nadie tendrá el poder de transformarnos en algo que no somos.

2. Habla mal de su ex

Más de alguien puede pensar que una persona que se abre de inmediato en una primera cita y habla sobre sus problemas personales, de su familia o, incluso, sobre sus relaciones pasadas, resulte confiable. Pero en realidad, no es así. No es que debas tener miedo si te cuenta una anécdota en la que esté incluida su ex, pero sí debes prender tus antenas de alerta si comienza a hablar mal de su ex ¿Se entiende la diferencia?

Si esa persona se burla de sus experiencias pasadas o destruye verbalmente a las personas con las que ha estado, tal vez no estés en el lugar correcto para comenzar una nueva relación.

3. Te escribe y llama todo el día

Sí, tal vez al principio pueda ser genial. Pero el apego y la dependencia pasaron de moda, ¡Hace rato! Enviar mensajes todo el día, llamar reiteradas veces o enviar múltiples memes por Instagram puede resultar tedioso. No sólo porque interrumpe tu quehaceres en la vida, sino, porque no te está brindando espacio personal.

Debemos entender que cada persona tiene una vida, un trabajo y metas, similares a las nuestras y que, diferente a las películas románticas que vimos de niñas, no todo gira en torno al amor y a nuestras parejas.

Es cierto, también es aburrido cuando la otra persona se demora siglos en responder un simple “Hola” por Whatsapp, pero también es una realidad que escribirse todo el día puede ser una mala señal. Aunque ¡Ojo! Tampoco es para salir corriendo.

Tal como lo sugerimos anteriormente, una relación sana y estable se construye desde una base fundamental; la comunicación. Si esto te está pasando, lo mejor sería que se lo comuniques. La señal de alerta aquí debe encenderse si esta persona no entiende, se enoja o, incluso, te hace sentir culpable. Si esto ocurre, es mejor terminar la comunicación, ¡Por completo!

4. Quiere pasar todo el tiempo contigo

“¡No puedo vivir sin ti!”, “¡Nunca es suficiente el tiempo contigo!”, “No, mejor no vayas...quédate aquí, conmigo”. ¿Te han dicho alguna de estas frases? De seguro que sí. Y es que son de las más típicas y también, de las más peligrosas, porque se disfrazan de “romanticismo” y son muy halagadoras de escuchar, pero en la realidad es una conducta bastante tóxica.

Por lo mismo, debes ser consciente de que eres una mujer libre e independiente y si esa persona quiere estar contigo cada minuto de tu vida al final vas a querer un poco de tiempo solo para ti. Estar juntos todo el tiempo puede volverse tóxico muy rápido y más temprano que tarde vas a tener que respirar. Lo grave es cuando él te hace sentir culpable por querer pasar tiempo a solas o con otras personas. Las relaciones no deben basarse en la coacción, la manipulación de las emociones y el miedo ¡Amiga, date cuenta!

5. Es sobreprotector

Más que dulce, es sexy ¿o no? Si tu pareja te dice, “¡Quiero que seas mía!”, puede que te eleve la líbido y pasen una noche espectacular, pero ese no es el punto. La alerta aquí comienza si empiezas a notar actitudes posesivas, que si esto ocurre, podría ocultar un comportamiento enfermizo.

Los celos son una respuesta normal a una amenaza real para la relación, es solo una reacción humana ante la sospecha de que la relación corre peligro. Sin embargo, los celos irracionales pueden ser una señal de que tu pareja es controladora.

¿Cómo diferenciarlo? Si te encuentras teniendo que defender un comportamiento completamente inocente, o si insiste en entrometerse en tus cosas, tu teléfono o en tus cuentas de redes sociales de una manera que te hace sentir incómoda, definitivamente debes salir de ahí.