Muchas son las lociones, recetas caseras y alimentos que se indica que son buenos para la piel. Sin embargo, muchas veces ninguna de las anteriores sirve realmente.

Acá te dejamos 5 alimentos que ayudan a la salud de tu piel, respaldados por estudios científicos.

1. Pescado grasoso y nueces

Pescado Salmón

En un estudio hecho publicado en 2016 en Journal Of Clinical Medicine se señaló sobre los beneficios del Omega 3 en la piel para reducir el riesgo de cáncer de piel no melanoma, elemento que lo contienen en abundancia pescados como el salmón, las sardinas y el arenque, y las nueces.

Además, estos pescados reducen el daño de la radiación ultravioleta (UV) y los síntomas inflamatorios.

2. Linaza

Linaza

Una investigación publicada en 2011 aseguró que las semillas de lino son beneficiosas para las mujeres de piel sensible. Esto, al ser ricas en un ácido graso omega 3 llamado ácido alfa-linolénico. 

En el estudio se comprobó que las mujeres que consumían linaza tenían una menor sensibilidad en la piel, menor rugosidad, mayor hidratación y una piel más suave. 

3. Aceite de oliva

Aceite de oliva

Un estudio de 2012 llegó a la conclusión que el aceite de oliva es el mejor tipo de aceite para tu piel. Este reduce los efectos del fotoenvejecimiento de la piel en el rostro, debido a que contiene ácidos grasos monoinsaturados y compuestos como el escualeno. 

4. Té verde

Té verde

Los autores de un estudio hecho en 2011 publicado en JN The Journal of Nutrition, señalaron que el té verde es rico en antioxidantes catequinas, que estimulan el flujo sanguíneo de la piel y asegura que las células reciban regularmente oxígeno y nutrientes. 

Los participantes que consumieron té verde experimentaron además una mayor elasticidad, menor rugosidad, mejor densidad, y niveles más saludables de agua en la piel.

5. Betacaroteno

Zanahoria

Se ha comprobado por expertos que los betacarotenos tienen una función antioxidante en la piel, siendo el betacaroteno el más estudiado al estar presente en varias frutas y verduras que comemos. 

Algunos alimentos ricos en betacaroteno y otros carotenoides son zanahorias, espinaca, brócoli, mangos, durazno, papayas, pimientos, col rizada, entre otros.

No hay que olvidar que nada en exceso es bueno, y que la alimentación se debe complementar con una buena higiene y tomar abundante agua.