La mujer debió atravesar un proceso de quimioterapia a muy corta edad, lo cual sería la razón por la que se detuvo su crecimiento.

Shauna Rae es una mujer de 23 años, pero luce como una niña, no solo es su estatura, tal parece que el crecimiento general de la chica se estancó en algún punto entre los 8 o 9 años. "Si me vieras, pensarías que soy una niña normal haciendo cosas de niña normal", explica.

Para entender que sucedió con la chica hay que viajar unos cuantos años en el tiempo, Shauna fue diagnosticada con cáncer cuando tenía solo 6 meses de vida. Un tumor cerebral que corría el riesgo de extenderse y para sus padres no quedó más opción que someterla a quimioterapia a tan corta edad.

Consecuencias de la quimioterapia

Pocos meses más tarde la familia de Shauna recibió buenas noticias, la niña estaba libre de cáncer, ahora podía empezar una vida ‘normal’. Pero los efectos secundarios no se hicieron esperar, el crecimiento de la niña era lento, mucho más lento que el de los pequeños de su edad.

La lentitud del crecimiento puede parecer una broma cuando se lo compara con el cáncer, pero a la hora de la inmersión social, todo se vuelve más complejo. Los médicos teorizan que el tratamiento de quimioterapia habría afectado en la glándula pituitaria de Rae, responsable del crecimiento en los seres humanos.

“Si me vieras, pensarías que soy una niña normal haciendo cosas de niña normal", afirma, pero lamentablemente, enfrentar la vida adulta con la apariencia de una niña, no es fácil. Desde cosas tan sencillas como las restricciones para adultos al entrar a locales, para comprar alcohol o tabaco, se vuelven un problema para Shauna porque difícilmente le creen.

"La verdad es que no soy una niña. Soy una mujer, una mujer de 23 años atrapada en el cuerpo de una niña de 8 años. Aunque físicamente no puedo crecer, deseo desesperadamente que me traten como a un adulto. Estoy trabajando en mi independencia", asegura.

Shauna es la protagonista de un documental de la cadena TLC llamado ‘Yo soy Shauna Rae’, en el que retratan las dificultades que enfrenta día a día por su apariencia infantil.