La relación fue parte de una de las más bulladas polémicas de la realeza británica antes de la llegada de Meghan.

Debido al lanzamiento del libro ‘Spare’ (en la sombra) escrito por el duque de Sussex, en él relata cómo su padre el rey Carlos III solía bromear son la idea de que no era su hijo biológico. Y son muchos quienes no pueden evitar fijarse en el increíble parecido entre Harry y James Hewitt.

“¿Quién sabe si soy realmente el príncipe de Gales? ¿Quién sabe si soy incluso tu verdadero padre? Tal vez tu verdadero padre esté en Broadmoor, querido muchacho’. A papá le gustaba contar historias, y esta era una de las mejores de su repertorio”, escribió Harry en su autobiografía.

Por ello, volvió a salir a flote la antigua polémica. Bien sabemos Diana de Gales mantuvo numerosos romances a escondidas y luego de terminada su relación con Barry Mannake, uno de sus guardaespaldas.

Lady di

La relación de Diana y James

La relación comenzó en 1986 y llegó a durar cinco años, hasta su término en 1991. Si bien la relación fue un secreto a voces, no fue hasta 1994 que el mismo James confirmó el romance, luego que el antiguo oficial de la Caballería del Ejército Británico, Lady Di se vio obliga a referirse al tema.

“Lo adoré, sí, pero fui abandonada por él”, confirmó en una entrevista de la BBC. Confirmado el romance los rumores sobre el parecido entre Harry y Hewitt no se hicieron esperar. Y es que incluso el padre de del duque de Sussex lanzabe las desagradables bromas a su hijo, que calificó como “muy poco graciosas”.

Tanto Lady Di como James Hewitt negaron los rumores “No hay posibilidad alguna de que yo sea su padre. Puedo asegurar absolutamente que no lo soy”, comentó James quien luego detalló “Cuando conocí a Diana, Harry ya era un niño pequeño”.

Por su parte, Harry quien recalcó que él ya había nacido cuando se conocieron, condenó los constantes rumores de la prensa quienes, en sus palabras  “no se cansaban de esta ‘broma’”, la cual era replicada dentro de la misma familia real.