La joven fue agredida por este supuesto amigo que estaba obsesionado con ella. Sin embargo, el presunto culpable aún no está en la cárcel. 

En septiembre del 2018, la vida de Emily Holliday cambió para siempre. La joven de 20 años fue agredida por un amigo que, en ese entonces, estaba obsesionada con ella, al punto de lanzarla de un puente en una arranque de celos.

Los hechos ocurrieron cuando Holliday regresaba a su casa tras pasar la noche en Solihull, un pueblo de Inglaterra, Reino Unido, según lo informado por el Daily Mail. Con mucha fuerza, el sujeto la agarró con sus brazos y la lanzó al costado del puente, ocasionándole lesiones muy graves a la chica.

Una vez en el hospital, los doctores le dijeron que no podría volver a caminar. Y es que según el testimonio de la víctima, al impactar con el suelo, Emily escuchó un "crujido masivo" de su columna vertebral y se sintió "agonizante” tras la caída. Efectivamente, quedó con la columna rota al igual que cuatro costillas y el esternón. Además, como si fuera poco, su pulmón también resultó perforado.

Joven quedó en silla de ruedas por culpa de su amigo

Por culpa de su supuesto amigo, la joven de 17 años en ese entonces, perdió la capacidad de caminar, pues quedó inmóvil del pecho para abajo. No obstante, a través de su Tiktok, ha contado a sus seguidores que está agradecida de aprovechar esta la segunda oportunidad que le dio la vida, a pesar de que “perdió todo lo que tenía”.

Joven comparte su historia

Emily compartió su vivencia en la red social, donde logró recopilar más de 3,5 millones de vistas en su video, con el objetivo de conmemorar tres años del hecho y servir de fuente de inspiración para aquellas personas que se encuentran experimentado un momento difícil.

 

Muchos usuarios se indignaron y enojaron con el acto del muchacho, quien actuó "irracionalmente" y celoso, acusando a la joven de engañar a su novio de aquel entonces, según Mirror

Para frustración de varios, el adolescente culpable de este brutal ataque no está en la cárcel, y tampoco se conoce su identidad -por motivos judiciales-. Sin embargo, el agresor admitió un cargo de provocar heridas físicas y fue sentenciado a una orden de rehabilitación juvenil por dos años, evitando quedar tras las rejas.

Joven no volverá a caminar por culpa de su amigo

"Estaba decepcionada. No creo que sea justo que haya cambiado mi vida por completo y no haya ido a la cárcel", dijo Emily. "Perdí todo lo que tenía, ya no tengo vida social, pero me siento tan afortunada de estar aquí. Me dieron una segunda oportunidad en la vida", agregó al medio británico.