Muchas personas pueden no comprender el tremendo dolor que produce perder a una mascota. Incluso, en ocasiones puede ser más doloroso que perder a un ser querido humano.

En los últimos días se hizo conocida la historia de una mujer china, identificada como “Señora Wang”, quien habría perdido a su perro en 2018 y creería que su mascota fallecida reencarnó luego en su hijo.

Fue el usuario Keong Sim quien volvió a hacer viral el relato en Facebook hace sólo unos días. 

愛犬離世後,竟又回來做了我的寶寶! 都說“念念不忘,必有回響”...

Publicado por Keong Sim en Viernes, 16 de abril de 2021

Hasta ahora no hay medios que hayan hablado con la tal “Señora Wang”, por lo que no se puede probar su veracidad. Pero la historia se dio a conocer en algunos medios chinos en 2020, quienes la sacaron de una publicación de un bloguero de Weibo Channel, como asegura NEW QQ.

Según se indica en la historia narrada, Wang tuvo desde niña al Samoyedo “Renault”, quien la acompañó toda su juventud, hasta incluso tiempo después de casarse. 

Wang y esposo, dueña de Renault

La joven era muy apegada a su perro, por eso sufrió mucho cuando éste enfermó de cáncer de hueso y de una falla renal. Tras un tratamiento que no dio resultado, decidieron aplicarle la eutanasia y falleció así en diciembre de 2018.

Lo incineraron y enterraron sus cenizas en el patio de la casa de Wang, donde le hicieron una pequeña lápida.

Lápida de Renault

Cree que reencarnó en su bebé

Poco después de la muerte de Renault, la Sra. Wang quedó embarazada. Grande fue su sorpresa cuando descubrió que su bebé tenía una marca de nacimiento en el brazo, muy similar a la que tenía su perro en su patita.

Hijo de Wang

Según contó, antes de morir Renault pasó varios días lamiéndose la pata, con lo que dejó la piel al descubierto. Preocupados, sus dueños lo llevaron al veterinario, quien les explicó que era solo una marca de nacimiento.

Renault perro de Wang

Wang se sorprendió, ya que en los 11 años que tuvo a su mascota jamás supo de esta marca. La mujer interpretó esto como que el perro deseaba dar a conocer que tenía una marca de nacimiento allí, y que así sería reconocido en “su otra vida”.

Aunque a algunos les parezca una historia absurda y descabellada, otros lo toman como una referencia a cómo la gente lidia con la muerte de sus mascotas. Otros, incluso empatizaron con la mujer y señalaron que a ellos les había pasado algo similar.

¿Qué crees tú? Opina en los comentarios.