Experiencias de discriminación son las que Amy Smith, una joven madre de 23 años, ha debido soportar debido a su pasión por los tatuajes y llevarlos grabados en su piel. 

Smith contó cómo otros padres en la calle cruzan hacia la vereda de enfrente para evitarla por sus tatuajes “extremos”. 

La mujer, residente de Reino Unido, dijo al medio Mirror que por su apariencia, muchas veces ha sido juzgada. Por ejemplo, en ocasiones sucede cuando va al supermercado y los guardias no dudan en vigilar o en la calle, cuando los otros padres cruzan luego de verla. 

“Los padres de mi edad pueden ser muy críticos: algunos padres cruzan la calle para alejar a sus hijos de mí, y suelo ser seguida por la seguridad en tiendas que no me conocen”, dijo Smith.

Su hijo mayor hace dibujos con los mismos diseños que tiene su madre, para así intentar alegrarla tras ser juzgada de alguna mala forma en la calle debido a su apariencia. La situación que vive Amy es constante y su dolor ante la situación, también.

Sus hijos han sido testigos de la situación

La mujer comentó que han sido varias las veces que sus hijos han debido ver cómo es tratada en la calle. 

“Mis hijos han sido testigos de los comentarios negativos y ven la forma en que me hacen sentir; siento que mis hijos son mucho más receptivos que la mayoría de las personas por eso”, dijo a Mirror.

Pero no todo siempre es malo. Smith también destacó que a veces sucede otro efecto y recibe comentarios amables.

Amy Smith

“Sin embargo, también puede ser muy reconfortante. Me hablan mucho en la escuela o en eventos escolares, y los padres incluso se dan la vuelta para decirme que les encantaría poder tener tatuajes como el mío”, explicó ante el escenario. 

“Sé que como madre, no debería tener miedo de ser quien quiero ser. No me arrepiento de nada, mis tatuajes cambiaron mi vida. Me brindaron muchas oportunidades para hacer cosas realmente increíbles. Me siento cómoda con quien soy y quiero animar a mis hijos a que se sientan de la misma manera”, finalizó Smith.