Glass Marcano sorprendió por el drástico cambio laboral que tuvo: en tres meses pasó de vender frutas con su madre a dirigir una orquesta de París.

La joven de 24 años vivía en Caracas, Venezuela, y siempre tuvo como foco la música, donde aprovechaba cualquier oportunidad para dirigir alguna orquesta o hacer un taller al respecto.

Pero todo dio un salto cuando en marzo de 2019 vio el concurso de dirección orquestal “La Maestra”, indica BBC Mundo. “Era para puras mujeres, y me llamó demasiado la atención", señaló. 

Sin embargo, algo la frenaba: los 150 euros que costaba la inscripción, correspondientes a cerca de 137.000 pesos chilenos, lo que en Venezuela es mucho dinero.

Me desanimé, como cualquier venezolano que tiene una ilusión y ve que el dinero se escapa de las manos", confesó la joven.

No obstante, solo tres semanas antes de que finalizara el plazo de la inscripción, la joven se consiguió el dinero con amigos y familiares.

Grande fue su sorpresa cuando en octubre de 2019 le informaron que fue seleccionada para el concurso, y que este se celebraría en París en marzo de 2020.

Venta en frutería y París

Al llegar marzo de 2020, fecha del concurso, ocurrió la pandemia del Covid-19. por lo que el concurso se pospuso para septiembre. 

"Me voy a Yaracuy, porque mi mamá me dice que ha abierto una frutería y que puedo ir, trabajar allí, reunir (dinero) y comprar ropa para el concurso. Me pareció excelente idea, porque yo necesitaba algo de ropa para venir a París", explicó la joven.

Sin embargo, en septiembre su viaje a París tampoco fue fácil. Sólo se permitió entonces un viaje humanitario el 14 de septiembre por la embajada de España, que era solo para pasajeros varados y preferentemente con pasaporte español.

No obstante, con la ayuda de varias personas, entre ellos La orquesta Paris Mozart y la Filarmónica, la joven logró viajar en el vuelo.

"A estas alturas aún no sé cómo logré un lugar. Lo único que sé es que muchas personas se movieron para que a mí me pudieran dar un puesto", contó Glass Marcano, quien logró  llegar al concurso en París solo a horas de su comienzo.

La joven contó sobre estar en el podio dirigiendo una orquesta en París para el concurso: "En muchas ocasiones sentí que no estaba en la realidad. Era una experiencia nueva para mí, estaba impresionada de todo, me sentía que estaba en otro planeta. No es fácil y aún más si lo tienes que hacer en un idioma que no es el tuyo".

Aunque la joven no ganó el concurso, se quedó en París para perfeccionarse como directora de orquesta.

"No sé cuánto voy a estar aquí, pero estoy dispuesta a lo que vaya a llegar", dijo.