¿Cómo será el planeta en 2031? ¿Dónde estarás? ¿Cómo será Chile? Fueron algunas de las preguntas que decenas de líderes de opinión de distintos ámbitos respondieron en el marco de la campaña “Correo Futuro” , que invita a participar a toda la ciudadanía realizando proyecciones en formato carta de cómo visualizan el futuro de Chile y el mundo, actividad que se enmarca en la décima versión de Congreso del Futuro titulada “Habitar la incertidumbre”.

Entre las personalidades que enviaron sus cartas destacan algunas mujeres líderes del país, como la ajedrecista Damaris Abarca, la chef Connie Achurra, la deportista Bárbara Hernández y la periodista Carla Zunino, entre otros. 

Todos con un mismo objetivo: incentivar a la ciudadanía para que participe de la campaña Correo Futuro y así democratizar la ciencia.

¿Cómo escribir una carta en Correo Futuro?

El objetivo central de esta actividad es motivar a toda la ciudadanía para que participe realizando sus proyecciones desde su punto de vista y así acercar la ciencia a todos los chilenos.

La invitación es abierta y tiene tres modalidades para participar: Ingresar a www.congresofuturo.cl/correofuturo y rellenar las casillas correspondientes; enviar un correo a correofuturo@congresofuturo.org; o escribir una carta física y dejarla en cualquier oficina de Correos de Chile a lo largo del país.

Al ser recibidas, la organización analizará cada una de las cartas con inteligencia artificial para descubrir cuáles son los conceptos y anhelos que más se repiten en los textos y así conocer cómo los y las chilenas vemos el futuro inmediato.

Además, la gran apuesta de Correo Futuro es que en 2031 las cartas serán devueltas a sus dueñas y dueños con la finalidad de que cada uno pueda comprobar si sus anhelos se cumplieron o no.

Las cartas de las mujeres

Damaris Abarca, campeona chilena de ajedrez

En 2031 me veo jugando ajedrez, compartiéndolo con más personas en Chile y en el mundo. Quizás, con un rol más activo en la Federación Mundial de Ajedrez. 

Veo un Chile más inclusivo, con reales oportunidades para todas y todos. Un país que viva la cultura y el deporte día a día. 

Veo a ciudadanos y ciudadanas empoderados, alertas, organizados y organizadas, comprometidos con un desarrollo sostenible y sustentable. 

Veo un Chile con menos corrupción, con rostros nuevos en puestos políticos y de representación. 

Visualizo un Chile más igualitario en temas de género, mujeres y disidencias con derechos sexuales y reproductivos garantizados, en dónde más mujeres sean parte de directorios, más mujeres juezas, más mujeres ocupando y participando de todos los espacios, y más hombres cuidando a sus hijos e hijas.

 

Carla Zunino, periodista

La evolución que puede tener el mundo en diez años al ritmo ultra acelerado en el que vamos es difícil de imaginar. Sin duda estaremos mucho más conectados y serán realidad algunos anhelos de hoy: viajes turísticos fuera de la Tierra, alimentos creados con tecnología que satisfagan la demanda mundial, chips inteligentes capaces de diagnosticarnos las enfermedades y transportes que se manejen solos y que no sean contaminantes.

Pueden surgir soluciones a problemas importantes: la vacuna contra el VIH, la cura para el cáncer, para el Alzheimer y otras.

En lo social, para el año 2031, espero que sea un mundo donde las mujeres tengamos mucho mas protagonismo y donde aprendamos a cuidar el medio ambiente en el que vivimos.

No se si será un mundo mejor. Dependerá de nuestra conciencia colectiva.

 

Bárbara Hernández Psicóloga y Magíster Universidad de Chile y Nadadora Extrema

Proyectar como será nuestro Chile o el mundo en 10 años es un gran desafío, luego de un año tan difícil marcado por un estallido social en nuestro país y a nivel mundial por la pandemia que afectó de diversas formas cada rincón del mundo, debemos ser capaces de integrar no sólo lo que nos gustaría en términos económicos o globales sino que también aquellas herramientas que nos debiesen ayudar a comprender que lo único permanente es el cambio, por todo ello me gustaría pensar que seremos más flexibles y que, finalmente, priorizaremos el cuidado del medio ambiente y en la importancia vital que tiene el trabajar de forma consecuente por resolver la marcada inequidad social que nos aqueja.

 A modo personal, en 2031 años espero estar contribuyendo al mundo del deporte en nuestro país, y que desde mi práctica como nadadora extrema continúe visibilizando las hermosas aguas y regiones de nuestro Chile, y que además sea capaz, desde el área que decida desarrollarme profesionalmente, enfatizar en la importancia de la práctica deportiva y en especial de la natación para un país de infinita costa como el nuestro.

Espero que mi enfoque, a 2031, sea el unir los logros de natación en aguas internacionales con la psicología,  y que desde allí sea posible ayudar a que niños y niñas, y en especial mujeres de todas las edades se atrevan a luchar por sus sueños y  anhelos. Mi gran desafío de aquí a 10 años es poder contribuir desde esta área al deporte en nuestro Chile de tanta inequidad, donde el deporte así como la salud digna o la educación de calidad, se han constituido como un privilegio y no como un derecho.

Espero que logremos trabajar juntos y desde nuestras diversas formas de ver el mundo, visibilizar también el legado de nuestros pueblos originarios, que con mucha determinación y cada uno desde su pasión estemos dispuestos a construir el Chile que deseamos.

Connie Achurra, chef y rostro de TV

Imaginarse en el año 2031 es especialmente difícil ahora, en medio de una pandemia y con tan pocas certezas y tanta incertidumbre. En 10 años más voy a tener 53 años y mis hijas 22 y 23, me imagino viviendo nuestra casa de Ñuñoa, con el jardín casi como un bosque, mis hijas estudiando y con más perros que hoy, yo me veo escribiendo mi décimo libro de cocina, grabando desde mi casa, haciendo clases, charlas y talleres, casi todo virtual. También me imagino con un café en el barrio, algo chiquitito, acogedor y lleno de gente entretenida. 

Me imagino que la crisis hídrica va a estar al límite y estaremos ad portas de grandes cambios en relación a las energías y el agua. También me imagino un país y un mundo más justo y seguro, un país con una constitución nueva que ya lleva algunos años y que ha permitido ir cambiando paradigmas de las estructuras sociales y derechos fundamentales. Creo que el 2031 el mundo y los grandes cambios van a estar liderados por mujeres y que temas como el aborto, eutanasia, adopción homoparental y otras, ya van a ser temas zanjados y aprobados en muchos países, incluido Chile. 

Pienso que el plástico y lo desechable ya va estar en proceso de desaparecer. También creo que vamos a tener una generación de gente joven extremadamente idealista y activista, me imagino una era de convicciones y cambios, de esperanza, de renovación, también de muchos avances en la ciencia a propósito del Covid en el 2020 y 2021, espero que a esas alturas ya exista también una vacuna para la jaqueca -¡lo deseo con el alma!- y que la calidad de vida, para muchas personas, haya mejorado de manera notoria. Mis papás en 10 años ya van a estar viejos, espero que esa tecnología les ayude a tener una vida mucho más placentera y amable. 

En resumen, tengo esperanza en el futuro, siento que estamos en una transición tremenda, en medio del caos y que en 10 años más y con un poco de distancia, toda esta locura va a ir decantando y que la pandemia y tantas cosas en estos años, nos hagan entender de una vez, que debemos tomar conciencia real de como estamos destruyendo en planeta.