Dejar que Aries tome la iniciativa es parte fundamental de la conquista . Al ser el primer signo del zodiaco, Aries lleva la delantera, tiene el fuego inicial de los proyectos y objetivos. La primera chispa que enciende todo el fuego necesario para que ocurra la vida . Que Aries sienta que de el depende el trabajo de seducir y conquistar nos asegurara que ese desafío los focalice y pongan toda su energía en ello.

Sumarse a sus ideales y pasiones: Aries es fuego, intensidad, pasión, vida y vida todo el tiempo. Se aburre con facilidad cuando siente que algo ya está ganado . Entonces la adrenalina es lo suyo, pero también lo es luchar por alguna causa imposible. Y si, puedes ver con claridad la falta de sentido común en alguno de sus proyectos , pero son unos niños confiando en la vida y en el mundo. Quieren salvarlo y no hay nada que los conquiste más que alguien quiera jugar con ellos y divertirse y explorar y luchar por alguna causa perdida. 

Mantener el fuego de la pasión: Aries es pasión diaria, necesita leña para su fuego a cada segundo. Mantener una vida sexual intensa y llena de juegos, los estimula inmensamente! El amor y el sexo son para ellos algo muy similar. Se sienten amados cuando se sienten deseados y relacionan el deseo del otro a un desafío que cumplir y ganar. Es el sexo su combustible para hacer su día completo. Para luchar por sus causas y para darle la energía que necesita para correr a todos los lados posibles.

Aries

Ser directo con ellos lo entienden como una muestra de amor: a diferencia de otros signos Aries es el más frontal de todos. El sin filtro es su lema. Aveces descuidado y con desatino, pero nunca con mala intención. Recordemos que Aries es el recién nacido del zodiaco. Por tanto su inocencia es mayor que para cualquier otro signo. Nunca de mala intención pero siempre creyendo que es lo fundamental, Aries dice las cosas de frente. Y espera lo mismo . Ya que nunca dejará de sentir que los demás no lo comprenden y lo regañan por su falta de recato a la hora de hablar. Ser directo con Aries es hacerlo sentir en casa, comprendido y acurrucado en un mundo en el que el ser políticamente correcto  y hablar a espaldas de los demás es lo que se lleva. Pero aries no ama nada más que alguien que le diga a la cara lo que sea. Lo agradece y admira y eso ya es la mitad de la conquista recorrida.

Que nunca sepan lo que realmente sientes hacia ell@s: La rutina los mata, definitivamente. Tener la certeza absoluta de lo que sientes, es quitarle la magia y el desafío. Recordemos que la batalla de la conquista es la adrenalina base para ellos, por tanto si tienen la certeza del logro ya comienzan a aburrirse. Deja de ser un desafío y se les empieza a aguar la fiesta. ¡Ahora cuidado! Por qué si sienten indiferencia lloran en silencio y se alejan. Y no vuelven del todo nunca más. No es un signo fácil, no lo es, definitivamente. Y quizás sea este el único punto en lo que es bueno dosificar con Aries. Ni mucho interés que los agobie ni frialdad que los aleje. No decirles siempre que sí y menos hacer todo lo que ellos piden. Pero pese a su complejidad si ya los conquistaste son un regalo de amor y la fuerza total de la naturaleza hecha persona. Nunca y eso lo aseguro, tendrás un día aburrido con un Aries cerca de ti .