La menopausia es la etapa de la vida de la mujer que marca el fin de la edad fértil y que se caracteriza por el comienzo del climaterio y el posterior fin de la menstruación.

Suele comenzar aproximadamente entre los 45 y los 55 años, y trae consigo cambios físicos y psicológicos que pueden hacer que la actividad sexual de la mujer disminuya.

Sin embargo, no todas las mujeres pasamos por lo mismo, aunque debido a esa bajada del nivel de estrógenos que se produce en el climaterio es frecuente que la libido disminuya y el sexo en la menopausia nos parezca, de repente, algo poco apetecible.

Menopausia: ¿sinónimo de relaciones dolorosas?

Durante la menopausia se reducen los niveles de las hormonas sexuales, como la testosterona, lo que conlleva una menor apetencia sexual. El descenso del nivel hormonal puede traer consigo una mayor sequedad en la zona vaginal, lo que puede derivar en relaciones sexuales dolorosas e insatisfactorias.

En este sentido, según especialistas que conversaron con el sitio web Bloom, es importante que ante este problema se recurra a productos como lubricantes a base de agua y otros geles hidratantes especiales para recuperar la hidratación perdida. 

Incluso, existen en el mercado lubricantes específicos para disfrutar del sexo en la menopausia: hidratan la zona, evitan molestias y favorecen el confort vaginal de cara a tener relaciones sexuales.

Junto con eso, algo a tener en cuenta especialmente durante la menopausia es la higiene íntima. A veces, nos sentimos más limpias si utilizamos jabones aromatizados con frecuencia, pero lo cierto es que eso puede acabar con la microbiota de nuestra vagina, que tiene su propio mecanismo de autolimpieza. 

Lo mejor es evitar jabones agresivos o con fragancias que irriten la mucosa vulvovaginal, ya que eso solo producirá más irritación, molestias y sequedad. Así que: agua y, si acaso, productos que respeten su particular pH

La menopausia quita las ganas de hacer el amor, ¿mito o  realidad?

Las alteraciones hormonales pueden acarrear cambios bruscos de humor e irritabilidad, además de cambios físicos como el aumento de peso, sofocos o fatiga, que pueden hacer que el día a día sea molesto y que además pueden influir negativamente en el apetito sexual femenino.

Sexo en la menopausia: claves para seguir disfrutando en esta etapa

Si la libido baja, puede deberse a varios factores y también tener varias soluciones. Mantener un ritmo de vida activo, descansar bien, llevar una alimentación equilibrada y seguir reservando ratos para pasar con nosotras mismas o nuestras parejas es esencial si queremos tener una vida sexual satisfactoria. 

Ejercicios de Kegel

También es más que recomendable poner a tono nuestro suelo pélvico: los ejercicios de Kegel, por ejemplo, son fantásticos para mantener fuertes nuestros músculos vaginales y, así, evitar posibles pérdidas de orina y mejorar nuestros orgasmos. Se pueden hacer en cualquier momento y solo te llevarán 10 minutos al día.

Estos ejercicios de fisioterapia están dirigidos a corregir disfunciones del suelo pélvico y mejorar la fuerza y el tono de esa zona. Aunque son ejercicios que deben practicarse a cualquier edad, es a partir de los 45 años cuando adquieren más importancia debido a la pérdida de flexibilidad y a la atrofia de los tejidos vaginales que se producen a consecuencia de la menopausia.

Sexo en la menopausia: claves para seguir disfrutando en esta etapa

Actualmente hay centros especializados que ofrecen claves y recomendaciones para practicarlos en cualquier momento. Este tipo de ejercicios son útiles para mejorar la capacidad muscular y firmeza de la zona, ayudando a prevenir las pérdidas de orina que pueden acompañar a esta etapa.

La menopausia no debe concebirse como una etapa negativa, sino como un periodo que conlleva cambios en el cuerpo. Identificar esos cambios y tratarlos ayudará a seguir disfrutando de las relaciones sexuales igual que en las etapas anteriores.