La sexualidad está influida por ciertos mitos, modelos culturales, errores o falta de información que hacen que la intimidad en pareja se vea perturbada de alguna manera.

Lo cierto es que casi todos caemos alguna vez en ellos, y aunque cada pareja determina la importancia y la frecuencia de los encuentros sexuales en su relación amorosa, no está de más recordar algunos errores típicos que, casi todos, hemos cometido alguna vez en la intimidad. 

En conversación con Odette Freundlich, kinesióloga especialista en sexualidad y directora del Centro Miintimidad, explicó que hay varios errores que se podrían cometer en la intimidad de las relaciones en pareja, aunque especificó que hay algunos que tienden a repetirse mucho más que otros. 

¿Cuáles son los errores más frecuentes que se cometen en la intimidad?

1. Focalizarse sólo en el coito 

Muchas personas piensan que la sexualidad es sólo la penetración, y tienden a enfocarse en prácticas coito céntricas, olvidándose del resto del cuerpo. 

"La piel es el gran órgano sexual, el cual está lleno de terminaciones nerviosas y zonas erógenas tan placenteras como los genitales", indicó la especialista. 

De tal manera, es importante abrir los sentidos y explorar las innumerables prácticas sexuales que se pueden llevar a cabo fuera del coito. 

2. Comparar con relaciones anteriores 

Cada pareja es única y no es conveniente caer en comparaciones, ni menos comunicarle a tu pareja como lo hacías con tu ex, como tampoco debes estar preguntándole cómo vivía su sexualidad en relaciones anteriores. 

"Tus vivencias anteriores son tuyas y privadas. No tienes por qué compartirlas si no lo deseas", expresó Freundlich sobre la presión que ejercen nuestras parejas para saber de nuestro pasado. 

3. Pensar que en cada encuentro sexual debes experimentar un orgasmos 

Es normal no llegar al orgasmo. Esto ocurre por diversas circunstancias y "no tienes que sentirte mal, lo importante es que los encuentros íntimos sean satisfactorios", agregó la especialista. 

"No debes focalizarte solo en el orgasmo", explicó. Esto porque a pesar de ser muy placentero, no es el único fin del encuentro sexual. 

4. Focalizarte en la frecuencia sexual y no en la calidad de los encuentros

Generalmente tendemos a darle más importancia a la frecuencia del acto sexual y nos olvidamos que lo importante es disfrutarlo y pasarlo bien en el momento.

Cada pareja tiene su ritmo, los cuales no son comparables con otras parejas. Según la kinesióloga, lo importante es dedicar tiempo de calidad a la sexualidad y no querer batir récords de frecuencia. 

5. Pensar que el placer de tu pareja es tu responsabilidad.

Sobre algunas inseguridades que pueden surgir en el encuentro sexual, la especialista indicó que uno de los errores más comunes es responsabilizarte por el placer de tu pareja, cuando "cada persona debe responsabilizarse de su propio placer, saber qué le gusta, cómo le
gusta, de qué manera y atreverse a comunicárselo a su pareja".
 

6. El deseo sexual nace en forma espontánea

Claramente, para poder desear sexualmente a alguien se requiere de varios pasos previos. Por lo que, según la especialista, el deseo sexual no nace de forma espontánea, sino que "se debe trabajar para crearlo". 

"Existen muchas herramientas que se trabajan dentro de la terapia sexual para mejorar el deseo", señaló. 

7. Intentar replicar lo que ves en el porno

Dentro de las creencias erróneas que tenemos de la sexualidad está la influencia de la pornografía. "Lo que se ve en el porno no es la realidad, ya que por lo general se focalizan en relaciones coito céntricas, donde el hombre busca lograr una erección muy prolongada y durar mucho tiempo hasta que su pareja logre experimentar un orgasmo, llegando ambos en forma sincronizada. Eso es Hollywood, no es la vida real", comentó Freundlich.

Por lo tanto, es importante dejar atrás la antigua visión que tenemos del sexo a partir de lo que nos muestra la pornografía, ya que es una industria hecha por y para el público masculino.

8. Pensar que a todas las parejas les gusta lo mismo

Cada persona vive su sexualidad de una manera determinada. Por lo que, no debe por qué "coincidir con la de tu pareja anterior o con lo que los medios de comunicación publicitan".

"Es importante que exista comunicación con tu pareja, preguntándole qué le gusta, cómo le gusta. Déjate guiar y aprende a escuchar", concluyó la especialista en sexualidad.