El avance tecnológico de los últimos años ha hecho agudizar el ingenio de muchos y convertir herramientas de mensajería como WhatsApp en una vía para estimular el deseo sexual cuando la distancia física opera en una relación de dos personas. 

Así es como nace el "sexting", donde solo necesitas de una buena resolución, escoger un buen ángulo y dar al botón enviar. O también enviar mensajes subidos de tono que despierten la imaginación más lasciva de tu pareja. 

sexting

Así lo reconoce un estudio realizado por la Universidad de Vigo, donde un 37% de los 1.286 estudiantes entrevistados para la investigación reconocieron saber de casos cercanos en los que ha existido cierta presión a la hora de pedir contenido erótico, sobre todo a mujeres.

Sin embargo, como en toda práctica sexual, hay que protegerse bien antes de dar el paso. “Tienes que estar dispuesta a que, si lo ve el receptor, también lo pueda ver mucha gente”, avisó Paula Álvarez, sexóloga española en Sexología con Pedagogía, al diario El Confidencial.

“Nada te garantiza que solo lo reciba aquella persona a la que se lo envías. Para decidir si debes hacerlo, debes pensar en qué te parecería que esa imagen se hiciera pública, si estarías contenta con eso o no”, agregó.

Por eso... ¿Qué debes y no debes hacer en el "sexting"?

1. Tantear terreno 

Para comenzar esta práctica con tu pareja, lo primero que debes hacer es tantear terreno. No sueltes la bomba de repente con alguna frase muy subida de tono, puede que no encuentres la respuesta que deseas. Comienza con alguna insinuación y alguna frase sexy, que motive al otro llevar la conversación a un siguiente paso.

Intenta aumentar la excitación de forma gradual, así garantizar de que para cuando se vean no sea una situación incómoda, sino que algo más natural... ¡Por el celular también es importante la previa!

2. Jamás hacer sexting después de la primera cita 

Podrías generar una incomodidad entre ustedes si se entabla este tipo de conversaciones después de una primera cita. Esto porque este tipo de charlas solo se deberían tener con personas con las que tengas total confianza.

Como te lo comentábamos anteriormente, los mensajes o fotografías que envíes podrían quedar en permanentemente en su teléfono o quizás podrían ser viralizados a más gente. ¡No te arriesgues!

Además, siempre es mejor hacer sexting con personas con las que hayas tenido relaciones físicas antes, pues cuando dejamos la imaginación volar podemos dejar las expectativas demasiado altas y que luego no se cumplan en el plano real. 

3. Dile cómo te sientes 

Si sientes que estás excitada por la conversación que están teniendo o imaginando lo que le harás cuando se vean, debes decírselo. 

Una de las pocas cosas que encienden más a una persona es saber que te has puesto así pensando en ella. Así que no te lo guardes para ti misma y sé sincera con eso. Si no se te ocurre que decir, sé clara, concisa y provocativa. 

4. Piensa en tu pareja 

Obviamente tienes que divertirse con esto, pero además debes estar segura de que diste en el clavo con tu pareja de sexting. Esta práctica es cosa de dos, así que piensa en las cosas que le gustarían hacer al otro o que le hicieras y escríbelas. Eso sí, cosas con las que tú también te sientas cómoda. 

A todos nos encanta que nos suban el autoestima alabando algunos de tus dotes o rasgos físicos. Así que comenzando una conversación de este tipo, podrá ser muy beneficioso para lo que viene después. 

5. ¿Fotos íntimas?

Aunque nunca te recomendaríamos enviar una foto tuya desnuda a otra persona, hacerte una instantánea erótica y enviársela a tu pareja podría ser muy sexy de tu parte. Eso sí, recuerda que debes estar completamente segura y convencida de ello. No lo hagas si sientes al confianza suficiente y mucho menos si el único motivo por el que lo haces es porque te lo pidió demasiadas veces. 

Por otro lado, es importante que protejas tu privacidad y evites consecuencias negativas al hacer sexting con fotografías incluidas, por lo que debes asegurarte de que la otra persona es confiable, así tener certeza de que no enseñará ninguna de esas imágenes entre su entorno. 

Una de las precauciones que podrías tomar en una primera vez, es no enseñar tu cara. De esta forma no habrá manera de saber que eres tú la chica de la foto. Es más, si te llegan a pedir una foto tuya, debes pedirle una suya de vuelta. En el sexo, como en el amor, se trata de dar y recibir, recuerda. Además, podrás comprobar que la confianza es mutua y tendrás certeza de que todo lo que ocurra durante el sexting se quedará ahí.