Un nuevo estudio realizado por expertos de la Universidad de Illinois indicó que la proximidad con tu pareja podría causar que se sincronicen los latidos cardiacos del corazón de ambos

La investigación analizó los datos de tan solo 10 parejas heterosexuales y casadas de adultos mayores entre 64 y 88 años que residen en estados del Medio Oeste de Estados Unidos. 

corazones de personas que se quieren pueden latir sincronizados

El monitoreo se realizó durante dos semanas con una pulsera de actividad que medía su frecuencia cardíaca y un pequeño dispositivo GPS en sus celulares para medir la distancia entre ambos.

Con dicho estudio se buscaba encontrar formas más objetivas para entender las dinámicas de las parejas y los beneficios que acarrea compartir una gran cantidad de tiempo juntos. 

"Cuando las parejas envejecen y llevan mucho tiempo juntas, se ríen cuando les preguntamos si están satisfechos o comprometidos. Cuando llevan 30 o 40 años casados, creen que eso indica compromiso en sí mismo", contó Brian Ogolsky, profesor asociado de la Universidad de Illinois y autor principal de la publicación. 

Los resultados del estudio 

Luego de medir la actividad y la proximidad de las parejas durante 14 días dentro de su hogar, los resultados indicaron que mientras más cercanía y contacto físico había en las parejas, sus latidos cardiacos tenían una mayor tendencia a sincronizarse.

"Esto sugiere un delicado equilibrio. Cuando en una pareja uno activa al otro, comienzan una danza única entre los dos que afecta su fisiología y sus patrones a lo largo del día", explicó Ogolsky.

Por lo tanto, los investigadores descubrieron que no hay un patrón fijo de movimiento y tiempo compartido. La proximidad varía dependiendo de las actividades. 

corazones de personas que se quieren pueden latir sincronizados

"Incluso a lo largo de 14 días, las parejas no son lo suficientemente consistentes en este tipo de patrones objetivos como para permitirnos sacar conclusiones a nivel de pareja. Solo podemos hacer predicciones a nivel de día", agregó el autor. 

De todas formas, los resultados indicaron que entre el 10 y el 56% del tiempo de las parejas era compartido. A pesar del tiempo juntos, no se pudo determinar una relación directa con el estrés que sienten o la satisfacción en la relación. Esto porque "las interacciones, sus actitudes, comportamientos, ya sea que estén cerca o lejos, cambian todo el tiempo", indicó el investigador. 

A pesar de que sí detectaron que los ritmos cardiacos de los participantes están directamente relacionados con el tiempo que disfrutan juntos, los resultados fueron muy variables.