La digisexualidad es una tendencia sexual en alza, en un mundo donde las relaciones entre personas se han deteriorado y surgen cada vez más soluciones tecnológicas.

En concreto, los digisexuales son las personas que tienen una relación de pareja con un holograma, robot o IA, según se indica en El Tiempo

Según el estudio “Sexual and Relationship Therapy” hecho en 2017 por investigadores de la Universidad de Manitoba y de la Universidad de Wisconsin-Stout, la digisexualidad abarca una amplia variedad de gustos, desde juguetes sexuales inteligentes hasta muñecos robots.

Es una relación amorosa de sólo una persona, que se apoya de la tecnología para crear la imagen de un “otro”, que usualmente intenta simular una apariencia humana y en ocasiones imita algunos movimientos muy básicos.

Un caso muy conocido fue el de el japonés Akihiko Kondo, quien contrajo matrimonio en 2018 con un holograma desarrollado por la empresa Yamaha. Es llamado “Hatsune Miku”, y corresponde a una librería de voz. El holograma tiene apariencia y voz femeninas.

Miku es considerado una “cyber-celebridad” en Japón. Kondo lo puede controlar con su dispositivo Gatebox.

“No han tenido contacto con humanos”

Según explicó a “The New York Times” la profesora de la Universidad de Wisconsin-Stout, Markie Twist, a los digisexuales “lo que les gusta es la tecnología sexual, los juguetes que pueden controlar con sus dispositivos tecnológicos, que se adhieren a su pene o vulva”.

"No han tenido contacto con humanos, y realmente no tienen ningún interés en el sexo con personas. Esto es lo que quieren hacer, y si pudieran pagar un robot sexual, lo harían", concluyó.