Los anticonceptivos de emergencia, o comúnmente llamados "la pastilla del día después", son una manera segura de prevenir un embarazo después de tener relaciones sexuales sin protección o cuando ha fallado el método anticonceptivo que se utiliza regularmente.

La pastilla del día después tiene la finalidad de ser solamente un anticonceptivo de respaldo y no debe usarse como método anticonceptivo primario. Las pastillas del día después contienen levonorgestrel (Plan B One-Step) o acetato de ulipristal (ella).

Además, es importante precisar que la pastilla del día después no es lo mismo que las pastillas para abortar. La pastilla del día después no causa un aborto. No funcionarán si ya estás en embarazo, ni le harán daño a un embarazo que ya exista. Los anticonceptivos de emergencia (incluyendo el DIU) son anticonceptivos, no son un aborto. No interrumpen un embarazo: lo previenen.

¿Cómo debemos usarlos?

Según consignó El Mostrador, la píldora evita la ovulación, por tanto, al no haber óvulo y encontrar los espermatozoides un camino “poco amigable” que dificultará su ascenso, no se producirá fecundación, en consecuencia, embarazo.

La pastilla Escapel, medicamento popularmente conocido como "píldora del día después" es un el anovulatorio, contiene anovulatorio, que es una progestina (hormona similar a la progesterona), que impide que se produzca la ovulación (salida del óvulo desde el ovario) y en segundo orden, espesa el moco cervical.

pastilla del día después

Su uso es muy sencillo, solo debe tragarse vía oral como cualquier medicamento con un poco de agua. Sin embargo, lo principal para aumentar sus posibilidades de éxito e impedir el embarazo, es que se debe ingerir no más de 72 horas después del encuentro sexual, siempre teniendo en cuenta que la efectividad es más alta mientras antes se tome.

Es una alternativa segura, pudiendo ser consumida por cualquier mujer, independiente de patologías crónicas o enfermedades metabólicas. Sin embargo, es importante recordar que se trata de una opción de emergencia, pues no está pensada como anticonceptivo de uso permanente.

La dosis de 1,5 miligramos de levonorgestrel fue respaldada -en 2005- por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un fármaco eficaz y seguro para evitar el embarazo. Actualmente, hay apenas un 25% de probabilidades que el medicamento, una vez administrado, cause un poco de náuseas, mareos y vómitos, según consignó el medio mencionado

¿Cómo podemos conseguirlo?

Dicho medicamento se distribuye de manera gratuita en el sistema público y también puede ser adquirido en farmacias sin necesidad de presentar receta médica. Toda persona tiene derecho a acceder a la píldora. Es importante considerar que luego de su ingesta puede haber alteraciones en el ciclo menstrual, por ejemplo, un atraso en la llegada del sangrado.

Aunque, es muy importante que antes de tener que llegar a realizar este tipo de procedimientos se reflexione acerca del encuentro sexual desde lo emocional. Así lo explica Carmen Gloria Bórquez, matrona de Decido Informada, plataforma especializada en salud física, mental y emocional de la mujer: "Más allá de si la mujer está bajo algún tipo de tratamiento anticonceptivo de manera permanente o si el hombre porta preservativos, siempre se deben tomar precauciones adicionales si es que un eventual embarazo es una consecuencia no deseada”

Es más, en el sitio Decido Informada, las pacientes pueden consultar dónde obtener la píldora y acceder a profesionales, quienes además de entregar información pueden orientar en otros ámbitos de salud sexual y reproductiva. Por ejemplo, ayudar a encontrar el mejor anticonceptivo según las necesidades y preferencias de la mujer.