Si alguna vez escuchaste decir que los hombres demasiado apegados a su madre no son el mejor partido, aquí te explicamos las 5 razones que predicen un mal futuro para ese tipo de relación.

La mayoría de las personas son apegadas a su madre, fue quien nos dio la vida y quien nos alimentó y cuidó desde que recordamos. Pero a medida que crecemos la relación inevitablemente se distancia en busca de la independencia personal y finalmente muta a una relación de dos adultos que se aman como madre e hijo.

Pero hay algunas personas que generan una relación de codependencia con sus madres que termina por volverse insana. Acá aclararemos por qué no es buena idea entrar en una relación amorosa con un ‘niño de mamá’.

Pareja

La madre no dejará de ser la prioridad

Si bien en un principio puede parecernos adorable la preocupación por su madre, con el tiempo se vuelve un problema, cuando la pone a ella siempre en primer lugar, te sentirás desplazada y prácticamente deberás ‘competir’ por su amor o ‘compartirlo’.

Inseguridad

Un ‘niño de mamá’ sabe que su progenitora solucionará todos sus problemas por él, cuando se enfrenta a la vida adulta y su madre ya no está para solucionar sus problemas, probablemente tú serás quien lo haga pues él se sentirá incapaz.

Busca validación constante

Una madre protectora validará constantemente a su hijo, con refuerzos positivos y felicitaciones igual que a un niño. Pero cuando ya no esté a su lado, él buscará esa validación en ti y si no se la das, su autoestima quedará aplastada, pues depende de esa validación.

Pareja

No asumirá la responsabilidad de sus actos

Como ya mencionamos antes, acostumbrado a que su madre resuelva todo por él, un ‘niño de mamá’ esperará que alguien más resuelva sus problemas y esa responsabilidad probablemente va a recaer en ti si no eres capaz de establecer límites.

La frustración de él será tema principal en la relación y podría culparte a ti de su incapacidad de enfrentar la vida adulta.

Buscará una figura maternal como pareja

Uno de los peores inconvenientes con este tipo de hombres, es que no buscará una compañera o una figura romántica, buscará una figura maternal. Exigirá ser cuidado y tratado tal como lo haría su madre y de no recibirlo recaerá en constantes conflictos por la frustración de no obtener lo que necesitan para reemplazar el cariño materno.