La youtuber francesa se hizo conocida al hablar de sus trastornos mentales, los que la han llevado a desarrollar 15 personalidades distintas y generó debate en su país al anunciar su decisión de llevar a cabo un suicidio asistido.

Lily de 23 años, conocida como Olympe en su canal de Youtube Le Journal d'Olympe o ‘el diario de Olympe’ en español. El canal cuenta con 251 mil suscriptores y el habla sobre los trastornos de personalidad que ha desarrollado debido a los traumas y abusos vividos en la infancia.

La joven está diagnosticada con Trastorno de identidad disociativo (TID) y Trastorno de atención (TDAH). El TID anteriormente conocido como trastorno de personalidad múltiple, es el desarrollo de dos o más personalidades, las personalidades nacen como reacción a situaciones traumáticas que requieren un escape mental para quienes lo padecen.

Olympe asegura que a pesar de ser diagnosticada con 15 diferentes personalidades, son más de 40 las que ella cree poseer. A través de su canal de Youtube, desde el 2020 relataba a sus seguidores los diversos estados de ánimo por los que pasaba a diario.

El anuncio del suicidio asistido causó conmoción, tanto entre sus seguidores, como en su país natal, que se entregó a un debate sobre el tema. En Bélgica, donde el suicidio asistido es legal desde el 2002, Lily se contactó con médicos dedicados al tema y este se llevará a cabo el tercer trimestre de este año.

Una vida de abusos

La joven atravesó una dura infancia, víctima de pedofilia y 5 violaciones en la adolescencia, abuso de parte de un pariente cercano. Olympe fue abandonada a los 14 años por su familia y pasó por 20 diferentes casas de acogida en 7 años, además de sufrir abuso escolar por 14 años.

Debido al debate y los numerosos consejos no solicitados, la joven respondió a quienes la cuestiona "Mi vida no es una serie de Netflix. No podemos debatir sobre el fin. Es mi vida y es una decisión difícil que he tenido que tomar", explicó. Detalló que ha sido una decisión muy meditada por su parte y dice estar “muy cansada” con todo lo que ha debido atravesar.

"Como todo ser humano tengo mis límites y esos límites han sido llevados durante años hasta el extremo. No puedo pasar por más pruebas. He recibido mensajes de personas que me dicen que menudo ejemplo doy a los jóvenes, pero no puedo vivir para los demás y hacer las cosas en función de los demás", concluyó.